Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Universidad Europea lidera un estudio sobre el riesgo de padecer cáncer en la población norteafricana

La Universidad Europea, a través de su Centro de Excelencia de Investigación en Salud y Ciencias de la Vida y del Deporte, ha liderado un proyecto de investigación en colaboración con la Universidad de Barcelona, la Universidad Chouaib Doukkali de Marruecos y la Universidad Monastir de Túnez, sobre la mutación de algunos genes que pueden asociarse a un mayor riesgo de padecer un tipo cáncer entre la población norteafricana.
"El descubrimiento de biomarcadores asociados a distintos tipos de cáncer podrá ser de gran utilidad en la detección precoz y en el manejo de esta enfermedad. Este trabajo trata de explorar y aportar información sobre si algunas mutaciones, que ya son conocidas en muchas poblaciones europeas de diferentes países, también se encuentran entre la población norteafricana y qué frecuencias presentan", ha comentado la catedrática del departamento de Ciencias Biomédicas Básicas de la Facultad de Ciencias Biomédicas y de la Salud de la Universidad Europea, la doctora Ana Fernández-Santander.
El estudio, publicado en la revista 'International Journal of Biological Markers', se ha centrado en el análisis de las mutaciones de los citrocromos CYP3A4 y CYP3A5 en 200 individuos de origen marroquí y tunecino sanos y que eran autóctonos de la zona al menos en 3 generaciones.
En este sentido, los resultados han puesto de manifiesto que los individuos de Túnez presentan mutaciones con proporciones similares a las observadas en poblaciones europeas. Además, los datos han confirmado la hipótesis de que la población bereber marroquí es portadora de este haplotipo de riesgo en porcentaje "muy superior" a otros grupos humanos, lo cual, a juicio de la doctora, debería tenerse en cuenta desde un punto de vista epidemiológico como un posible biomarcador para la detección temprana del cáncer de próstata.