Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Universidad Politécnica de Madrid condena la agresión denunciada por las jugadoras de rugby de la UCM

La Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y su Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Minas y Energías han condenado la agresión denunciada el pasado miércoles por el equipo femenino de rugby de la Facultad de Biológicas de la Universidad Complutense de Madrid (UCM).
Según ha informado la universidad en un comunicado, la UPM está investigando este suceso y tomará "las medidas oportunas" ya que las conductas denunciadas son "siempre reproblables, más aún en el ámbito universitario, que representa el diálogo, el respeto y la tolerancia".
Por su parte, las afectadas han denunciado en un comunicado, hecho público en las redes sociales, que los hechos tuvieron lugar anteayer sobre las 23 horas en el césped del campo de rugby de Cantarranas, en la Ciudad Universitaria de Madrid.
Todo comenzó cuando se acercó un chico que "llevaba los pantalones desabrochados y se sacó un testículo". Cerca de medianoche acudieron otros tres chicos; "uno trató de ligar con una compañera y otro, aproximándose por la espalda, empujó a dos de las mujeres".
A continuación, los agresores cogieron impulso, corrieron y se abalanzaron sobre ellas. Les trataron de echar como pudieron, "con empujones, manotazos y pisotones". Al grito de "me meo en vuestra ideología feminazi, iros a limpiar" desaparecieron los agresores, han relatado.
Por su parte, el equipo de aficionados de rugby de Biológicas de la Complutense han indicado hoy en su perfil de Facebook que "si algo caracteriza al rugby es que todos los que lo jugamos nos sentimos orgullosos de lo valores que representa, siendo el más importante de ellos el respeto". "Estos violentos y machistas no merecen ser llamados rugbiers, y queremos que todo el mundo lo sepa", han resumido.