Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un estudio de la Universidad Pompeu Fabra sostiene que la lengua influye en las decisiones morales

Un estudio que ha publicado la Universitat Pompeu Fabra (UPF) en la revista científica estadounidense 'on line' PloS ONE sostiene que la lengua en que se plantea un dilema ético interviene en el juicio moral que se adopta, y que también influye en la toma de decisiones de carácter ético.
El trabajo asegura que la implicación emocional de los individuos disminuye a medida que el discurso se hace en lengua extranjera, ya que en estos casos la distancia psicológica y el pragmatismo aumentan porque la decisiones están más basadas en la racionalidad, ha informado la universidad este miércoles en un comunicado.
Las conclusiones han surgido a partir de dos experimentos que han evaluado el comportamiento de las personas con diferentes lenguas nativas y extranjeras en diversos países; inglés/español en EE.UU., inglés/francés en Francia y español/inglés en España, entre otros.
Los experimentos consistían en responder un dilema que plantea si vale la pena sacrificar la vida de una persona para salvar a otras cinco, y los resultados muestran que la gente está más de acuerdo cuando el problema se resuelve en lengua extranjera que en la nativa.
También demuestran que a medida que la competencia del hablante de la lengua extranjera aumenta, el componente emocional y psicológico aflora ya que el proceso intuitivo gana en detrimento del pragmático.
Coordinado por el investigador Icrea del DTIC y jefe del grupo de Investigación del Habla y Bilingüismo, Albert Costa, también han participado en la investigación el Centro de Cognición y Cerebro, el departamento de Economía Y Empresa de la UPF, investigadores de la Universitat Autònoma de Barcelona y de las universidades de Chicago y Connecticut.