Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El uso de 'Uptravi' (Actelion) mejora el tratamiento de la hipertensión pulmonar

El uso del fármaco oral selexipag, agonista selectivo del receptor de IP de la prostaciclina comercializado por Actelion con el nombre de 'Uptravi', consigue mejorar los síntomas y el pronóstico de la hipertensión arterial pulmonar a largo plazo, según los datos de un estudio publicado en la revista 'New England Journal of Medicine'.
El estudio en fase III 'Griphon' incluyó a 1.156 pacientes (de los que el 79,6 por ciento ya recibía un tratamiento para la enfermedad a nivel basal) que recibieron placebo o selexipag durante una mediana de 63,7 semanas y 70,7 semanas respectivamente.
La dosis de los pacientes se ajustó semanalmente hasta alcanzar individualmente la dosis más alta tolerada (que osciló entre 200 microgramos dos veces al día y 1.600 microgramos dos veces al día).
De este modo, vieron como el riesgo de muerte por cualquier causa o complicación relacionada con la hipertensión pulmonar se redujo un 40 por ciento con selexipag frente a placebo. El efecto del tratamiento fue determinado por la hospitalización y la progresión de la enfermedad, que supusieron el 81,9 por ciento de los eventos de la variable principal.
Además, el estudio ha demostrado por primera vez el efecto a largo plazo de un fármaco oral que actúa en la vía de la prostaciclina, a la vez que abre la posibilidad de la triple combinación oral en el tratamiento de la enfermedad.
"Estos datos demuestran que se puede conseguir una mejoría importante en los resultados a largo plazo en una amplia gama de pacientes con HAP actuando sobre la vía de la prostaciclina con selexipag. Más aún, la mejoría se observa en pacientes que ya están recibiendo tratamiento combinado con un ARE y un inhibidor de PDE-5, ha destacado Gerald Simonneau, uno de los autores del estudio.