Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Usar tratamientos contra los piojos antes de su aparición puede generar resistencias

Utilizar productos destinados para el tratamiento de piojos si no se tienen no previene su aparición y puede generar resistencias, según señala la asesora médica de Laboratorios Cinfa, la doctora Aurora Garre, con motivo de la cercana vuelta a las aulas de los escolares españoles.
A su juicio, estos tratamientos "deben utilizarse únicamente en casos de infestación", y es que si no hay piojos, "no tiene sentido aplicar un pediculicida". Por contra, si apuesta en estos casos por el uso "de repelentes específicos".
En este sentido, Garre indica que la infestación por piojos no causa trastornos graves, pero "sí resulta muy molesta y tiene una gran capacidad de contagio". Este último aspecto la convierte "en uno de los problemas de salud más frecuentes entre la población escolar", explica.
A pesar de que "se dan más casos en menores de entre 3 y 11 años", la especialista sostiene que "no es una afección exclusiva de los niños". Tal es así que "puede infectar a personas de todas las edades", independientemente de cómo tengan el pelo y lo cuidado o limpio que lo conserven, manifiesta.
Precisamente, asegura que la creencia que asocia a los piojos con la falta de higiene "es falsa", ya que estos insectos "prefieren el pelo limpio y sobreviven en el agua". Por ello, apuesta por no sentir vergüenza e informar cuánto antes a los familiares y profesores, lo que representa "la única forma de controlar y evitar los contagios".
EL PICOR ES EL PRIMER SÍNTOMA
La sintomatología a tener en cuenta para poder llevar a cabo esta acción es el picor del cuero cabelludo, ante lo cual expone la necesidad de revisar el pelo con detalle con una lendrera. Así, se recomienda "humedecer el cabello y colocar un paño blanco sobre los hombros del niño, para poder ver los piojos cuando caigan", indica Garre.
Otros consejos, además de el de utilizar un pediculicida sobre el cabello seco, son "no compartir prendas que tengan contacto con el pelo, revisar el cabello de toda la familia, consultar al farmacéutico, no emplear secadores de aire caliente, lavar las prendas a más de 60 grados, y aislar y, posteriormente, aspirar los objetos en contacto con el menor.
En cuanto al tratamiento, Cinfa dispone de una completa gama antipiojos que, bajo la marca Goibi, ofrece champú, loción, espuma y un repelente de piojos que actúa como barrera protectora para ahuyentarlos y evitar el contagio.
Además, acaba de lanzar 'Locion Nature' sin insecticidas, el cual es apto "para niños a partir de un año y para pieles sensibles", concluye. la experta.