Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valdecilla realiza los primeros implantes en España de una nueva terapia para la enfermedad degenerativa de disco

Esta terapia, mínimamente invasiva, está indicada para pacientes con enfermedad degenerativa de disco en uno o dos niveles contiguos de L2 a S1
El servicio de Neurocirugía-Unidad de Raquis Quirúrgica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla ha comenzado a utilizar recientemente y por primera vez en España una nueva generación de cajas de titanio para injerto óseo intervertebral a través de un procedimiento mínimamente invasivo para el paciente. Se trata de la familia AVILA, desarrollada por Medtronic e indicada para la fusión con autoinjerto o sustitutos de injertos óseos en pacientes con enfermedad degenerativa de disco en uno o dos niveles contiguos situados entre las vértebras L2 y S1.
Las principales ventajas de esta tecnología frente a modelos previos se encuentran en su diseño, pues cuenta con dos modelos de caja distintos para realizar hasta cuatro abordajes distintos quirúrgicos tanto ALIF (fusión intersomática lumbar anterior) como OLIF (abordaje retroperitoneal oblicuo), todos ellos con una mínima invasión para el paciente.
Sus novedosas características se traducen en una reducción del sangrado y de la estancia hospitalaria, ahorro en medicamentos y una recuperación más rápida del paciente, entre otros beneficios.
Los primeros implantes de este dispositivo en España los han coordinado José Ángel Martínez Agüeros, jefe de Sección de Traumatología y Cirugía Ortopédica del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla; y Rubén Martín Láez, facultativo especialista de área de Neurocirugía del centro cántabro.
Según Martínez, las principales ventajas de este implante son la posibilidad de realizar una inserción lateral, con lo que se evita la movilización de los grandes vasos iliacos y el riesgo de lesión vascular; y las diferentes lordosis que se pueden utilizar para corregir el perfil sagital. "En este sentido, estamos satisfechos con los abordajes y las correcciones obtenidas" en los dos pacientes que, hasta el momento, se han beneficiado de la nueva terapia.