Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rouco Varela presidirá este domingo la celebración de la eucaristía por la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado

El Cardenal Arzobispo de Madrid, Antonio Mª Rouco Varela, presidirá este domingo la celebración de la eucaristía en la Catedral de Santa María la Real de la Almudena por la Jornada Mundial del Emigrante y el Refugiado, según ha informado el Arzobispado en un comunicado.
Con motivo de esta celebración, Rouco Varela ha hecho pública una carta en la que ha destacado "la exigencia insoslayable de hacer posible una convivencia profundamente humana sobre la base evangélica de nuestro reconocimiento mutuo como hermanos".
"En nuestra responsabilidad evangelizadora, reavivada en la Misión-Madrid, se nos impone una primera y fundamental tarea: la ayuda a los inmigrantes a mantener firme su fe, siendo conscientes de que les falta el apoyo cultural que tenían en su país de origen", ha afirmado el Arzobispo en la carta.
Rouco Varela también ha incidido en las dificultades originadas por la difícil situación económica. "El impacto de esta crisis alcanza al mundo de la emigración en los países de partida y en los de llegada con una especial dureza. Este factor acentúa la urgencia de la llamada a vivir fraternalmente y a superar juntos las dificultades no sólo materiales sino también espirituales que nos rodean".
"Frente a la acumulación de dificultades humanas, sociales y culturales pudiera surgir la tentación de la desconfianza o desesperanza, pero sabemos que la Iglesia realiza y transmite con obras y palabras el amor de Dios", ha anunciado Rouco Varela.
También ha asegurado que "la Iglesia reconoce el derecho a emigrar en busca de mejores condiciones de vida" y "el derecho a no emigrar, es decir, a que se promuevan y aseguren las condiciones objetivamente válidas para permanecer con dignidad en la propia tierra, reconocimiento que se debe de hacer efectivo en el esfuerzo incesante por lograr una actitud de acogida".