Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varias ONG piden al COI que no permita un espectáculo con cetáceos durante la inauguración de los JJ.OO de Sochi (Rusia)

Las organizaciones Asociación Nacional para la Defensa de los Animales (ANDA), la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales (FAADA) y la británica Born Free, todas miembros de la plataforma SOS Delfines, han pedido al presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, que interceda en contra de un espectáculo de delfines y ballenas cautivos que está programado para la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi que se celebrarán próximamente en la ciudad rusa.
En una carta dirigida a Bach, le manifiestan que este tipo de espectáculos en los que se utilizan animales salvajes en cautividad contradicen el espíritu olímpico en su objetivo de "preservar la biodiversidad" e incluso uno de los lemas de los organizadores, ya que Sochi anima a conseguir "la armonía con la naturaleza".
Además, añade que la mayoría de estos animales son capturados del océano y confinados en piscinas, lo que suele provocarles un estrés severo y graves secuelas, tanto físicas como psíquicas, puesto que no pueden satisfacer sus necesidades más básicas.
Por ello, solicitan al presidente del COI que no se permita actuar a delfines 'nariz de botella' del mar Negro, porque se trata de una especie amenazada, durante la entrega de la antorcha olímpica. Asimismo, aspiran a que en el futuro no se consienta la utilización de animales de forma que su bienestar físico o psíquico pueda quedar comprometido, de acuerdo con el artículo 13 del Tratado de Europa y otra legislación internacional en esta materia.
Finalmente, reclaman que Rusia inicie un estudio sobre la viabilidad de devolver a los ejemplares de orcas, capturadas recientemente en aguas del este de Rusia a su medio natural.