Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Vecinos contra prostitutas

La calle Montera de Madrid es uno de esos lugares en el que las prostitutas ya forman parte del paisaje. Y eso que los vecinos han intentado de todo: las han grabado desde sus casas, consiguieron que el Ayuntamiento pusiese cámaras de seguridad en las calles, y alguno incluso intentó avergonzar a los clientes cuando se acercaban a contratar sus servicios.
En el barrio barcelonés del Raval la situación es muy parecida. La presencia policial y algunas macro-redadas las han obligado a cambiar ligeramente su ubicación, pero los gritos, las peleas y la inseguridad no han desaparecido.
Los vecinos del barrio de Nervión en Sevilla también llevan denunciando durante años el tener que convivir clientes y prostitutas campando a su anchas junto a sus viviendas.
Aunque hay quien ha encontrado una solución. Hartos de que tener que soportar estas escenas los vecinos de la colonia Marconi de Madrid decidieron acordar con las prostitutas unas normas de convivencia y contra todo pronóstico la iniciativa tuvo éxito.