Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Veinticinco detenidos de una red que introducía grandes cantidades de hachís en dobles fondos de embarcaciones

La Guardia Civil y la Agencia Tributaria han desarticulado una red dedicada a la introducción de hachís en España en dobles fondos de embarcaciones, en el marco de la Operación Batelo/Sol Naciente, que se ha desarrollado en Málaga, Almería y Melilla y que se ha saldado con la detención de 25 personas, además de otra investigada.
Según ha informado el Ministerio del Interior en una nota de prensa, la mayoría de los detenidos son de nacionalidad española y entre ellos se encuentran tanto los responsables de la organización, como los encargados de gestionar la logística, almacenaje y distribución del estupefaciente. Se les imputan varios delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y tenencia ilícita de armas.
Los detenidos trasladaban las embarcaciones al norte de Marruecos, donde cargaban la droga y, o bien regresaban con esa misma embarcación, o bien convenían un punto de encuentro en alta mar donde trasvasaban la mercancía a otra embarcación que la trasladaba hasta la costa. Una vez en tierra, vehículos todo terreno provistos de remolques varaban la embarcación para ocultarla en un sitio seguro, donde extraían el estupefaciente para su posterior distribución.
Para dificultar su detección utilizaban, de forma simultánea, varias embarcaciones de recreo, situándolas en la misma zona que la embarcación que navegaba de regreso a las costas malagueñas cargada con el hachís.
Fruto de la presión policial, la organización comenzó a tener problemas en los transportes, teniendo en una ocasión que arrojar todos los fardos al mar, lo que creó fuertes desavenencias entre los integrantes, además de grandes pérdidas económicas. En otra ocasión, una de las embarcaciones que transportaba el hachís, debido al exceso de peso, sufrió una vía de agua y quedó semihundida y a la deriva a ocho millas de la costa. Esta embarcación fue rescatada por el servicio de Salvamento Marítimo y en su interior se aprehendieron 500 kilos de hachís.
TAMBIÉN EN FERRY
En otras ocasiones, los detenidos viajaban en el ferry de Melilla a Málaga, transportando maletas con hachís en su interior. Una vez el buque se hallaba a pocas millas de la costa malagueña, arrojaban por la borda las maletas, que eran recogidas por otros integrantes, ocultándolas en los dobles fondos de las embarcaciones para su traslado hasta la costa.
Durante las distintas fases de la operación se han practicado diferentes registros en Málaga, Almería y Melilla, así como en las localidades malagueñas de Frigiliana y Vélez-Málaga, donde se encontraban asentados la mayoría de los miembros de la organización delictiva.
EFECTOS INTERVENIDOS
En los registros practicados fueron aprehendidos 1.541 kilos de hachís, cinco embarcaciones, ocho vehículos, cuatro pistolas y una carabina, munición, siete mil euros en metálico y más de cincuenta móviles provistos de tarjetas SIM sin estrenar, así como abundante documentación.
La investigación ha sido dirigida por el Juzgado de Instrucción núm. 1 de Vélez-Málaga (Málaga) y desarrollada por los Equipos de Delincuencia Organizada y Antidrogas (EDOA) de las Unidades Orgánicas de Policía Judicial (UOPJ) de las Comandancias de la Guardia Civil de Málaga y Melilla, y por el personal de la Unidad Combinada de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria en Málaga.