Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez Velasco prohíbe un homenaje a un ex preso etarra porque exalta su currículum delictivo

El etarra Garikoitz Etxeberria, ex preso de la ilegalizada Haika (declarada terrorista por el Tribunal Supremo). EFE/Archivotelecinco.es
El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha prohibido hoy el acto convocado mañana en Azpeitia (Guipúzcoa) para homenajear a Garikoitz Etxeberria, ex preso de la ilegalizada Haika (declarada terrorista por el Tribunal Supremo), al entender que supone una "exaltación de su currículum delictivo".
De este modo, Velasco ha admitido la petición realizada por la asociación Dignidad y Justicia y requiere por ello a la Consejería de Interior del Gobierno Vasco, a la Guardia Civil, a la Policía Nacional y a la autónoma vasca que adopten las medidas necesarias "para hacer efectiva" su decisión.
Además, las Fuerzas de Seguridad deberán prevenir la comisión de hechos delictivos que pudieran resultar como consecuencia de la prohibición y comunicar cualquier incidencia que surgiera.
Etxeberria quedó en libertad el pasado lunes tras haber cumplido condena por pertenencia a organización terrorista y, según el juez, aparte de esa "actividad ilícita", se desconoce "ninguna otra actividad distinta" a Etxeberria, lo que para Velasco hace que el acto de mañana suponga una "exaltación a ese currículum delictivo"
El acto prohibido por Velasco estaba convocado por las ilegalizadas Gestoras Pro Amnistía y su sucesora Askatasuna y tenía previsto celebrase a partir de las 19:00 horas en el frontón pequeño de Azpeitia y a continuación en la plaza de la Verdura de la localidad.
Además, según consta en los atestados policiales, aparece como convocante Saioa Galarraga, detenida en 2002 por colaborar con ETA.
De celebrase dicho acto, concluye el juez, se estaría incurriendo en un delito de enaltecimiento y justificación pública del terrorismo, "con el consiguiente dolor, menosprecio y humillación a las víctimas y sus familiares que ese tipo de delitos generan", y que "deben evitarse".