Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctima de la 'Banda de la cuerda' en Madrid dice que todavía vive con "miedo" a que vuelvan a asaltar su casa

Una de las víctimas de la desarticulada 'Banda de la cuerda', especializada en asaltar domicilios descolgándose desde ventanas, Felicidad Calonge, de 67 años de edad, ha rememorado este sábado cómo los asaltantes la maniataron y amordazaron para desvalijar todos los objetos de valor de su vivienda y ha reconocido que, nueve días después de que ocurrieran los hechos, aún vive con temor a que vuelvan a asaltar su casa.
En declaraciones a Europa Press Televisión, la víctima ha narrado cómo al entrar en su domicilio tres encapuchados con guantes la empujaron hacia el interior, amordazaron y maniataron, para llevarla "bruscamente" hacia el interior de su dormitorio y tumbarla en la cama. Allí, comenzaron a cuestionarle de manera reiterada por la localización de su dinero y, como no disponía de efectivo en casa, empezaron a abrir cajones y armarios en busca de joyas.
Felicidad ha contado que temblaba de miedo mientras los delincuentes hacían de las suyas a sus anchas por el dormitorio. Lo único que pensó fue encomendarse "de corazón y alma" a la Virgen de Manjavacas, la patrona de su localidad natal, Mota del Cuervo, para que no le ocurriera nada a ella y, según ha subrayado, "funcionó". Los ladrones se marcharon dejándola tumbada y atada con cables de pies y manos. Consiguió quitarse con mucho esfuerzo el de los pies y se levantó para pedir socorro.
Gracias a sus gritos de auxilio, agentes de la Policía Nacional se personaron en su domicilio. Hoy, Felicidad se ha mostrado enormemente agradecida a los efectivos que acudieron al domicilio y ha defendido que sus "superiores deberían de darles una condecoración" ya que consiguieron detenerles y devolverle parte de sus pertenencias. Entre ellas, las arras de plata del matrimonio de su hijo que tienen para ella un gran valor sentimental.
LLEGABAN A DORMIR A SUS VÍCTIMAS CON 'SPRAYS'
A raíz de este hecho, la Policía Nacional inició una investigación en la que desde el inicio se encontraron indicios que apuntaban a que los autores podían pertenecer a un grupo de personas, todos con antecedentes policiales por hechos similares, que los agentes llevaban un tiempo investigando, la conocida como 'Banda de la cuerda'.
Estos individuos utilizaban útiles de escalada para acceder por la noche al interior de las viviendas a través de las ventanas, deslizándose por las azoteas desde los patios interiores de las fincas. En todas sus acciones usaban guantes para no dejar huellas y medias para cubrir sus rostros.
Una vez en los domicilios amenazaban a los moradores maniatándoles con sábanas o bridas de plástico, llegando incluso a adormecer a sus víctimas con sprays.
Finalmente, los investigadores detuvieron a los siete miembros de la banda por su implicación en dos robos con violencia e intimidación en casa habitada. Durante el registro de los domicilios de los arrestados, se les intervinieron 500 euros en efectivo, gran cantidad de joyas, reconocidas posteriormente por las víctimas, teléfonos móviles, gorras, pasamontañas y material de escalada. La operación continúa abierta y se investiga su participación en otros hechos similares.
La investigación y posterior detención ha sido llevada a cabo por agentes del Grupo II de la Brigada Provincial de Policía Judicial, perteneciente a la Jefatura Superior de Policía de Madrid.