Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctimas y familiares del caso kárate piden que no se desvelen sus identidades

la plataforma de afectados agradeció a las autoridades policiales y judiciales "el trato recibido en un momento tan duro"
"Sin duda, no ha sido fácil aflorar dolorosos recuerdos, enfrentarnos de nuevo a experiencias traumáticas que han marcado nuestras vidas o afrontarlos y compartirlos por primera vez con nuestros familiares más queridos. Por ello, es justo agradecer públicamente la amabilidad y comprensión que nos han sabido dispensar, tanto los funcionarios pertenecientes al SAF como al Juzgado de Instrucción Número 7 de Las Palmas de Gran Canaria", cuyo titular, Miguel Angel Parramón, instruye el caso, afirma el comunicado.
Por el 'caso Kárate' están imputados, además del dueño del gimnasio Fernando Torres, otras cuatro personas. Solo Torres y dos monitoras, María José González e Ivonne González, están en prisión. Según ha explicado el resposable policíal del caso, el principal acusado había establecido una prefecta estructura piramidal, con él a la cabeza.
Los acusados supuestamente obligaban a los menores a mantener relaciones con ellos y con sus compañeros. Algunas víctimas han narrado también que les obligaban a realizar sexo con animales. Los abusos se producían en el gimnasio y en la casa que Torres tiene en la playa de Vargas, donde impartía cursos de kárate intensivos de fin de semana.
La plataforma de afectados destacó en su escrito que "el dolor y el sufrimiento" no son fáciles de superar "cuando cada noticia pública reaviva el recuerdo" y, aunque agradeció a los medios de comunicación social el esfuerzo que han hecho por preservar su identidad, confió en que "así sea en el futuro, pues la publicidad de cualquier dato que permita desvelar" la "intimidad" de sus miembros o la de sus hijos "dificultaría aún más el proceso de recuperación".
El caso kárate
Necesitó del apoyo de su profesor del instituto y de sus padres para contar a la policía las atrocidades que había vivido en su escuela de kárate. Fue el pasado 29 de enero cuando la declaración de un menor, víctima de los supuestos abusos sexuales que se cometían en el gimnasio que dirigía Fernando Torres, hizo saltar la alarma.
Gracias a su denuncia los agentes pudieron tirar de la manta. Ahora se ha destapado la que podría ser la mayor red de pederastia en España. De momento hay más de medio centenar de denuncias.
Informativos Telecinco ha hablado con el abogado de una de las víctimas. La clienta de Francisco Mazarro recuerda el gimnasio "como una tela de araña" en la que todos los alumnos quedaban atrapados. "Les obligaba a tener relaciones entre ellos, relaciones entre los monitores y relaciones con él", ha explicado el letrado.
Mazarro ha comentado que los monitores amenazaban a los niños con hacer daño a sus familias si contaban algo de lo que pasaba entre las paredes del gimnasio. Ha asegurado que controlaban el carácter y los roles de sus alumnos, como si fueran una secta.
Yeremi Vargas
Aunque en un pricipio se barajó la posibilidad de que esta caso estuviera relacionado con la desaparición de Yeremi, parece que se ha descartado. Es cierto que uno de los monitores, no imputados, dio clases al pequeño del que no se sabe nada desde hace tres años, pero fue mucho antes de su desaparición y ni siquiera en el Club 81, donde supuestamente se cometieron los abusos.