Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Victor Ochen, Premio Mundo Negro 2015: "África tiene mucha gente implicada en la paz e inspirada en Nelson Mandela"

El activista ugandés del que se habla como posible Premio Nóbel de la Paz, Victor Ochen, ha abogado este viernes 5 de febrero por transmitir un mensaje positivo entorno a África y ha afirmado que "hay mucha gente implicada en la paz e inspirada en Nelson Mandela y su legado, así como en el misionero comboniano Daniel Comboni. Ochen, ha realizado estas declaraciones durante un encuentro en Madrid con motivo de la concesión del Premio Mundo Negro a la Fraternidad 2015, por su trabajo a favor de la paz en Uganda.
En este sentido, el fundador de la ONG African Youth Initiative Network (AYINET) ha señalado que "son muchas las semillas que se están sembrando en África por la paz" y espera que esas semillas "lleguen a ser un bosque de paz que luche por la democracia". "Me siento la voz de los sin voz", ha declarado.
Ochen, que se reunirá en los próximos días en Ginebra con el secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon, ha destacado el importante papel que deben ejercer los jóvenes en el camino hacia la paz: "En todos los lugares encontramos gente joven que tiene algo que aportar"
En esta línea, el activista ha relatado que de los 34 años que tiene, ha vivido 21 en campos internos de desplazados, "donde niños e infancia han vivido dolor". "Hoy hace 20 años, no tenía zapatos, tenía una comida al día, no iba a la escuela y mi hermano fue secuestrado". Ante esta situación, algunos jóvenes que crecieron con Ochen "eligieron el camino de la guerra para luchar en el bando del Gobierno o de los rebeldes", sin embargo, él escogió "el camino de la paz".
"Me pregunté, si yo fuera lider, qué haría para cambiar la situación, y así es cómo cree la organización para proteger a los jóvenes", ha subrayado. La ONG comenzó "a trabajar por la paz" ofreciendo "la posibilidad de ayudar a mujeres violadas, mutilados o heridos de guerra".
LA RELIGIÓN SE PRESENTABA COMO UN CAMINO HACIA LA GUERRA
El fundador de la AYINET ha indicado que "la religión se presentaba como un camino hacia la guerra, con asesinatos y secuestros. Se traicionó el mensaje de la religión, cuando la religión es un camino hacia la paz y el amor". Además, Ochen ha asegurado que "el éxito de su camino a la paz" se lo debe a sus padres y a la religión.
Asimismo, ha asegurado que "África necesita perdón, pero también justicia" y, en este sentido, "la reconciliación es justicia y verdad". También, ha apuntado que el continente africano necesita "ayuda para sanar emocional, física y psicológicamente" pero, "si Europa sólo ofrece apoyo militar no estaría contribuyendo" a esa ayuda.
Ochen también ha hecho referencia al proyecto de ley que recientemente presentó el gobierno de Uganda para encarcelar con cadena perpetua a los homosexuales y ha señalado que "la población ugandesa no ha recibido una buena educación sobre la homosexualidad" ya que las autoridades trasladan la idea de que "la homosexualidad es algo que se quiere imponer desde occidente".
No obstante, ha asegurado que no cree que los ugandeses tengan algo contra la homosexualidad, sino que "no hay espacio por parte del Gobierno para la inclusión de ese y otros derechos humanos en el país".
Por último, el posible próximo Nóbel de la Paz, a quien la revista Forbes distinguió en 2015 como uno de los hombre más influyentes del continente africano, ha afirmado que España "es un país con jóvenes con muchísimo talento y raíces que unen a África" y que cuando dijo en Uganda que visitaría el país, le pidieron que saludara a los jugadores del Real Madrid y Barcelona, "en especial a Cristiano Ronaldo y Leo Messi".