Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La procesión de Virgen de los Reyes altera "levemente" su recorrido para acercarse al monumento a Juan Pablo II

La procesión de la Virgen de los Reyes que se llevará a cabo el día 15 de agosto alterará "levemente" su recorrido con el objetivo de que la imagen pueda realizar una posa ante el monumento a Juan Pablo II, que será inaugurado este martes.
Según informa la Archidiócesis de Sevilla en una nota, de acuerdo con los servicios municipales, se habilitará un espacio reducido en la Plaza de la Virgen de los Reyes a través del cual una parte de la procesión en su recorrido de regreso accederá a la fachada del Convento de la Encarnación donde se encuentra instalada definitivamente la escultura del beato Juan Pablo II.
La escultura, realizada en bronce por el escultor, imaginero y catedrático de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla Juan Manuel Miñarro, irá situada frente a la fachada de la iglesia del convento de la Encarnación, a unos 40 metros de la Puerta de los Palos de la Catedral. Se situará por delante del ciprés, a la izquierda de la puerta de la iglesia, entre cuatro naranjos, en un área de unos 20 metros cuadrados, y podrá ser visualizado y transitado por todos sus lados con una distancia suficiente.
Se trata de una escultura de busto redondo en bronce fundido y con pátina química, de una altura de 2,45 metros, que representa al Papa Juan Pablo II vestido con palio y casulla. Se coloca sobre basamento de piedra caliza y mármol amarillo de Máchale, acabado en arenado, con un tronco-piramidal de 1,80 metros de alto por 1,10 metros de ancho como dimensiones máximas.