Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

WWF muestra "desesperación" tras otro atropello de lince ante la inacción administrativa y pide formalizar actuaciones

El colectivo conservacionista WWF ha subrayado su "desesperación" por el hecho de que se sigan produciendo atropellos de ejemplares de lince ibérico en las carreteras andaluzas --el último caso del que se ha tenido constancia ha sido en la N-420, en el término municipal de Montoro (Córdoba)--, ante lo que consideran una inacción administrativa pese a los acuerdos iniciales alcanzados al respecto.
El responsable del Programa de Especies de WWF, Luis Suárez, ha manifestado a Europa Press que, de hecho, plantean llevar su iniciativa hasta el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, dado que, pese al interés manifestado por Fomento de implicarse activamente en el asunto, "sigue habiendo atropellos".
"Se han comenzado pequeñas actuaciones, pero formalmente no ha habido nada", ha resumido Suárez, que ha recordado que los ecologistas se encuentran además a expensas de la firma de un convenio pendiente, algo que permitiría la existencia de "un marco de entendimiento y compromiso que, asimismo, delimitara las actuaciones".
Pintar el asfalto de colores diferentes y colocar señalización determinada para advertir del tránsito de estos animales, la aprobación presupuestaria de futuras fases de acción y el aprovechamiento de contratos de mantenimiento en determinadas carreteras para acometer actuaciones que redunden en beneficio "no solo de los linces, sino de la propia seguridad vial" son algunas de las actuaciones acordadas en su momento con las administraciones.
Según la Junta, se han previsto, entre otras medidas, la revisión de todas las mallas lineales existentes en las carreteras, la limpieza de cauces de arroyo para facilitar el paso de la fauna y la realización de desbroces perimetrales en cunetas para dar una mayor visibilidad, así como la vigilancia del cumplimiento de los límites de velocidad. Asimismo, se acordó analizar los datos que facilitan las patrullas de conservación de carreteras para poder determinar los puntos conflictivos de zonas linceras.
El último ejemplar atropellado, según la información del programa LIFE Iberlince, a la que ha tenido acceso Europa Press, es un macho juvenil de la población de Guadalmellato, en Sierra Morena. El hallazgo se produjo este pasado jueves 27 de marzo.
Los técnicos encontraron el cadáver de un lince, un macho nacido en 2013. El animal ha sido trasladado al Centro de Análisis y Diagnóstico de la Fauna Silvestre (CAD) de la Junta de Andalucía donde se le está practicando la necropsia.