Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Xunta descarta negligencia en el caso de un niño de necesidades especiales de un colegio de Lalín

Señala que "se hará la investigación que sea necesaria", pero remite al seguimiento de la jefatura provincial y del propio centro
El director xeral de Educación, Manuel Corredoira, ha afirmado que, de ser preciso, "se hará la investigación que sea necesaria" en el caso de un niño con necesidades especiales de un colegio de Lalín (Pontevedra), al que padres dejaron de llevar a sus hijos durante algunos días como medida de presión para que lo cambiaran de centro.
En la comisión de educación del Parlamento, alertado por la diputada del PSOE Carmen Gallego, el alto cargo de la consellería ha afirmado que se investigará en caso de que se haya podido producir una "negligencia" por parte de la comunidad educativa, a partir de lo denunciado por la socialista, pero ha advertido de que "por los datos" de que dispone "no es así".
De esta forma, Corredoira se ha mostrado partidario de trabajar "en la búsqueda de la mejor solución a este asunto". "Yo que usted habría abierto una investigación interna hace ya tiempo, y no venir aquí a hacer una declaración de principios", le ha reprochado Gallego en el turno de réplica.
Ante esto, el director xeral, que en su primera intervención subrayó la apuesta de la Xunta por una educación "incluiva", ha reiterado que la educación de cada alumno se determina "de acuerdo con las familias", pero ha pedido que "los datos de intimidad" no se publiciten.
"Si hubo algún tipo de mal funcionamiento no tenga duda que tomaremos las medidas oportunas, pero no nos consta", ha destacado el responsable de Educación, antes de referirse al seguimiento que ya desarrolla la jefatura territorial, de la cual depende la inspección educativa.
"NO PODEMOS SER REPRESORES DE LAS FAMILIAS"
Además, también ha apelado al "seguimiento interno" que realiza la orientación y dirección del colegio. "Confiamos en los directores", ha resaltado, antes de matizar que "lo que no puede actuar la administración educativa es contra las familias".
"No podemos actuar como represores de las familias. Hay un protocolo de absentismo escolar, eso sí, tiene en cuenta un número de faltas seguidas, y probablemente no llegarían al mínimo que se establece", ha argumentado, antes de apuntar a que, en caso de existir responsabilidades en el ámbito de la justicia, serán esos órganos los que lo tengan que dirimir.