Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Xunta insiste en que la situación de las reservas de abastecimiento "es preocupante, no alarmante"

Recomienda mantener las medidas de "uso racional y responsable" del agua que están poniendo en marcha los ayuntamientos
Las cuatro delegaciones provinciales de la Xunta en las provincias gallegas han coincidido al asegurar que la situación de las reservas de los sistemas de abastecimiento de la comunidad "es preocupante pero no alarmante" tras la reunión de las Comisiones Provinciales de Seguimiento de la Sequía.
De esta manera, la Delegación Territorial de la Xunta en A Coruña ha señalado que la capacidad media de reserva de los grandes sistemas de abastecimiento de la provincia están en torno a los 86 días, por lo que, según ha apuntado, "no se prevé declarar situación de emergencia por falta de abastecimiento".
Así lo ha expresado la Administración en la primera reunión de la comisión provincial de seguimiento de la sequía, presidida por la delegada territorial, Belén do Campo, que se ha celebrado con el fin de hacer un análisis conjunto de las reservas de agua en la provincia y desarrollar actuaciones que sean necesarias para la mejor aplicación y distribución de posibles recursos.
En concreto, según ha indicado la Delegación de la Xunta en A Coruña, el embalse de Cecebre --situado en la ciudad herculina-- está al 45 por ciento, por lo que cuenta con una reserva para 87 días. Por su parte, el de Forcadas --en Ferrol-- está al 66,3 por ciento y cuenta con una reserva para 85 días.
Ante estos datos, los responsables provinciales han insistido en que "no hay ningún sistema" de abastecimiento regulado que alcance "ninguno de los niveles de alerta que se recogen en el Plan Especial de Actuación contra la sequía" por lo que la situación "es de preocupación pero no de alarma".
OURENSE
En cuanto a la situación en la provincia ourensana, según ha explicado la Delegación de la Xunta en la zona, los ríos y embalses gallegos presentan en la actualidad unos caudales "más bajos de lo habitual".
Con todo, como ha indicado, "la situación no hace prever que los grandes sistemas de abastecimiento tengan problemas" pues los "niveles de reserva garantizan el subministro de agua durante varios meses".
A este respecto, ha detallado que los "mayores problemas" en la provincia se registran en parroquias rurales de los municipios de Borborás, Castro Caldelas, Cortegada, Chandrexa de Queixa, Paderne de Allariz, Teixeira y Quintela de Leirado, donde se están haciendo refuerzos con el uso de cisternas.
En este sentido, el delegado territorial en la zona, Rogelio Martínez ha asegurado que a pesar de que el subministro "está garantizado" en todos los ayuntamientos, se debe "moderar el uso del agua".
LUGO
Por su parte, la delegada territorial de la Xunta en Lugo, Raquel Arias, ha indicado que la capacidad media de los grandes sistemas de reserva de agua en la provincia de Lugo ofrece una capacidad de abastecimiento para varios meses.
La máxima representante del Ejecutivo autonómico en la provincia, ha señalado que la situación actual de las reservas hidráulicas de la provincia "garantizan el abastecimiento de la mayor parte del territorio", aunque ha reconocido que "existen complicaciones en pequeños núcleos de población, localizados en las áreas rurales".
En este sentido, la delegada territorial ha incidido en que "no hay ningún sistema que alcance los niveles de alerta que se recogen en el Plan Especial de la Sequía" y ha explicado que "se considera que la situación es preocupante pero no de alarma".
PONTEVEDRA
Por último, el delegado del Gobierno gallego en la provincia de Pontevedra ha asegurado que el abastecimiento de agua "está garantizado hasta el mes de enero", a pesar de que "no está aumentando los niveles de agua".
Ante esta cuestión, se ha sumado a las conclusiones alcanzadas por las Comisiones de Seguimiento de la Sequía en las otras tres provincias gallegas al asegurar que "la situación es preocupante pero no alarmante".
Con todo, ha considerado "oportuno" mantener las medidas de "uso racional y responsable" del agua que están poniendo en marcha los ayuntamientos y ha instado a los ciudadanos a "hacer un esfuerzo para maximizar los recursos existentes".