Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yllanes pide perdón a Nagore Laffage, a su familia y a toda la sociedad

Imagen capturada de la televisión del momento en el que José Diego Yllanes, acusado de asesinar a la joven irundarra Nagore Laffage en los Sanfermines 2008, pide perdón en su declaración final, a la víctima, a su familia y a toda la sociedad, "con la que me siento en deuda". EFEtelecinco.es
El psiquiatra José Diego Yllanes, al que se ha juzgado en la Audiencia Provincial de Navarra por la muerte de la joven irunesa Nagore Laffage el 7 de julio de 2008 en Pamplona, ha pedido hoy perdón, en su declaración final, a la víctima, a su familia y a toda la sociedad, "con la que me siento en deuda".
Yllanes ha sido juzgado desde el pasado día 2 por el crimen de la joven Nagore Laffage durante los Sanfermines de 2008 y se enfrenta a peticiones de cárcel que van desde los veinte años de la acusación popular y particular a los 17 y medio que pide el fiscal por asesinato y los siete años por homicidio que solicita la defensa.
Al hacer uso de su derecho a una declaración final, Yllanes ha reconocido que "nadie tiene derecho a quitar una vida", una actuación que según ha dicho le "ofende" a él especialmente, porque, como psiquiatra, se dedicaba a "ayudar a la gente para que viviera mejor".
Yllanes ha pedido disculpas "a todo el mundo" y se ha puesto en manos del jurado y "a los pies" de la familia de Nagore Laffage.
Con anterioridad había intervenido el abogado defensor, Eduardo Ruiz de Erenchun, quien, tras subrayar la gran "presión mediática" que ha observado en este juicio, no ha querido "ahorrar calificativos" sobre la muerte de Laffage, pero ha afirmado tener "dudas muy serias y fundadas" de que hubiera alevosía.
Tampoco ha considerado que en este caso haya un delito de profanación de cadáver, como creen las acusaciones particular y popular, porque, a su entender, lo que se castiga en el Código Penal son actuaciones que supongan "mofarse" de un cadáver y faltarle al respeto, algo que no estaría implícito en la acción "desesperada e irracional" de Yllanes de cortar un dedo de la mano a la joven.
El jurado de este juicio permanecerá hoy aislado hasta que mañana el presidente de la sala les entregue el documento en el que se especificará el objeto del veredicto.