Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zapatero defiende que la actual ley se hizo para controlar el "crecimiento exponencial" del número de abortos

El ex presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero defiende en una tribuna publicada en 'El Mundo' que la Ley del Aborto aprobada en 2010 por el Ejecutivo que presidía entonces iba dirigida a controlar la "situación indeseable" en que, a su juicio, había derivado la aplicación de la ley de 1985 y que se manifestaba en una creciente inseguridad y en el "crecimiento exponencial" del número de abortos.
El anterior jefe del Ejecutivo asegura que se ha visto "inducido a hacer un ejercicio de memoria" debido a "las cosas que pueden escucharse y verse estos días" con relación a la ley aprobada bajo su mandato.
Así, recuerda que, bajo la anterior legislación, el 90 por ciento de los abortos se producían al amparo del supuesto de riesgo grave para la salud física o psíquica de la madre y ha indicado que esto "suponía de facto una vía sin garantías a abortos sin plazo".
A su juicio, la actual ley (que permite el aborto libre hasta la semana 15 de gestación, hasta las 22 en caso de "riesgo" o sin plazo límite en caso de "malformaciones") "preserva un equilibrio razonable entre la libre autodeterminación de la mujer y la protección al nasciturus".
Por otra parte, indica que "uno de los objetivos prioritarios de la ley era y es evitar los embarazos no deseados", para lo que contempla "medidas de significado preventivo sobre educación e información sexual".
Además, señala que el texto "se enmarcaba en una política general de apoyo a las mujeres" en la que, según ha asegurado, se encontraban también los permisos de maternidad y paternidad, el 'cheque-bebé' y la gratuidad de la educación infantil de 3 a 6 años.
Por último, el ex presidente apunta que la ley aprobada en 2010 es similar a la que rige en otros países europeos como Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia a los que "España siempre se quiso parecer" y de los que ha destacado que "son los que mejor respetan los derechos fundamentales y las libertades públicas", así como la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.