Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zaragoza se vuelca con su patrona

Resuenan los primeros compases anunciando que hoy es un día grande, como cada 12 de octubre, ya van más de 50 años, Zaragoza amanece con sus mejores galas. La ciudad se mueve al ritmo que marcan las jotas. Pero en el pensamiento todos tienen un único deseo: la ofrenda de flores a la Virgen. Y aunque muchos ni se enteran por su corta edad. La mañana ha estado cargada de fervor. Decenas de oferentes llegados de todos los rincones portan en sus manos flores y, sobre todo, peticiones. Y aunque para alguno ésta es también su primera vez, la mayoría repite año tras año. Eso sí, para llevar mejor tanta espera toda ayuda es poca. Un buen almuerzo, por ejemplo. Porque ella es hoy la protagonista, la reina a la que todos miran.