Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zarzuela pidió recibir por escrito la comunicación de la investidura de Puigdemont

La Casa del Rey pidió al Parlament catalán recibir por escrito la comunicación oficial sobre la investidura de Carles Puigdemont, trámite necesario para cumplir con lo establecido en el Estatut catalán, que estipula que el presidente de la Generalitat es nombrado por el monarca, han informado a Europa Press fuentes del Palacio de la Zarzuela.
El Parlament solicitó audiencia a Felipe VI el mismo día de la investidura de Puigdemont para que Forcadell pudiera informarle en persona este lunes, pero la comunicación se ha hecho por escrito a petición de la Casa Real, ha señalado el Parlament en un comunicado.
Un portavoz de la Casa del Rey ha indicado que los servicios de la Cámara autonómica preguntaron en la mañana de este lunes a la Casa del Rey cómo debían proceder para cumplir con este trámite.
Desde la Secretaría General de la Casa del Rey se les contestó que agradecerían que la comunicación oficial de la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, al Rey se realizara "por escrito, a través del jefe de la Casa".
La propia Forcadell señalaba a primera hora de este lunes que no sabía si iría a Madrid a informar personalmente al Rey de la elección de Puigdemont y dejaba la puerta abierta a que el trámite pudiera hacerse por carta en caso de que Felipe VI no pudiera recibirla.
Tras recibir la respuesta de Zarzuela, Forcadell ha enviado un correo electrónico a Zarzuela para comunicar oficialmente el nombramiento de Puigdemont.
Ya en 2012, después de que se invistiese a Artur Mas como presidente de la Generalitat, este trámite se solventó también por correo electrónico, si bien entonces la convalecencia del entonces Juan Carlos I tras una operación reciente le obligaba a limitar su agenda.
También con otros presidentes autonómicos en ocasiones se ha cumplido con este trámite por escrito, sin que haya sido necesario el desplazamiento del presidente de la Cámara autonómica a Madrid.