Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zonas de Madrid volvieron a superar los límites de dióxido de nitrógeno y el 'ozono malo' irrumpió con fuerza

Los ecologistas dicen que el Ayuntamiento ha incumplido durante cuatro años la legislación europea y le recuerda que la UE rechazó la prórroga
Ocho de las 24 estaciones medidoras de contaminación superaron en 2013 los valores límites exigidos por la Unión Europea sobre dióxido de nitrógeno (NO2) en la capital, mientras que el ozono troposférico (O3), conocido como 'ozono malo', irrumpió con extraordinaria fuerza este verano.
Así lo refleja un informe de Ecologistas en Acción sobre la calidad del aire en Madrid del año pasado. La media de las estaciones medidoras de la capital de todo 2013 fue de 35 microgramos por metro cúbico, frente a los 39 de 2012 y 45 de 2011. Los ecologistas Juan Barcina y Juan García Vicente han explicado que esta reducción se debe a un pequeño descenso del tráfico debido a la crisis.
No obstante, la capital volvió a superar en ocho estaciones los límites marcados por la legislación europea, que establece un valor límite de 40 microgramos por metros cúbico, lo que se convertirá, de confirmarse, en el cuarto año que el Ayuntamiento de Madrid incumple la legislación europea.
La normativa también establece un valor límite horario de 200 microgramos por metro cúbico, que no debe sobrepasarse en 18 horas al año. Este marcador se rebasó en tres estaciones: Barrio del Pilar (39 superaciones), Fernández Ladreda (37) y Ramón y Cajal (29).
Precisamente, estas estaciones soportan un volumen de tráfico muy importante lo que, según los ecologistas, refleja cuál es el motivo del problema. De hecho, reconocen que los valores medios son algo mejores que el año pasado por la leve reducción del tráfico derivado de la crisis económica.
Ecologistas en Acción también ha achacado este descenso a las condiciones meteorológicas imperantes, con abundantes días de lluvia especialmente durante el primer semestre de 2013, muy favorables a la dispersión de la contaminación. Así, entre enero y mayo hubo 59 días de lluvia en la capital, casi el doble que en año precedente.
LA UE RECHAZÓ LA PRÓRROGA
Los ecologistas han recordado que tras el primer incumplimiento de 2010 el Consistorio matritense pidió una prórroga de cinco años para cumplir con los niveles a la Comisión Europea, que fue rechazada el pasado mes de mayo. El escrito de denegación aducía que eran necesarias medidas de reducción de la polución "más estrictas" que las planteadas en el Plan de Calidad del Aire 2011-15.
"Hasta el momento, las autoridades municipales no han reaccionado al varapalo que supuso la denegación de la prórroga y no se han planteado realizar ningún cambio en el citado plan, que se ha quedado severamente cuestionado. La realidad, además, muestra que no han conseguido reducir la contaminación por debajo de los límites legales. Esto debe acabar en una multa al Estado español y la cuantía de la multa tendrá en cuenta de que hay cuatro años consecutivos de incumplimiento", han esgrimido.
El NO2 afecta, según diversos estudios, a los tramos más profundos de los pulmones, inhibiendo algunas funciones de los mismos, como la respuesta inmunológica, disminuyendo la resistencia a las infecciones. Los niños y asmáticos son los más afectados por concentraciones agudas de este contaminante.
LA IRRUPCIÓN DEL 'OZONO MALO'
La contaminación por ozono registró valores extraordinariamente altos en 2013 en Madrid, cuando 13 de las 14 estaciones medidoras superaron el umbral de información en algún momento, algo "sin precedentes" en Madrid, ya que estas superaciones suelen producirse en municipios cercanos o incluso alejados de la capital, han indicado los portavoces de Ecologistas.
La legislación europea establece un valor límite para O3 de 120 microgramos por metro cúbico, que no deben superarse en periodos de ocho horas más de 25 días al año en promedios trianuales, un baremo de tres años gracias al cual el Ayuntamiento no ha incumplido la legislación europea en este contaminante. De hecho, en 2012 no hubo ninguna superación y en 2011 apenas una.
En cambio, este año, ocho de las 14 estaciones de la red que miden este contaminante rebasaron dicho límite legal. Además, según alegan los ecologistas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda no sobrepasar un valor más estricto, 100 microgramos por metro cúbico, en en periodos octohorarios. Atendiendo a este criterio, las 14 estaciones que miden el 'ozono malo' sobrepasaron ampliamente las 25 superaciones.
La legislación también fija un umbral de información situado en 180 microgramos durante una hora, así como un nivel de alerta de 240 para proteger a la población de exposiciones de altos niveles de este contaminante. En 2013, según el informe de Ecologistas elaborado con los datos de las estaciones municipales, indican que 13 de las 14 estaciones que miden O3 superaron el umbral de la información a la población en algún momento.
De hecho, la estación del parque Juan Carlos I llegó a las 19 horas del 8 de julio a los 226 microgramos por metro cúbico, un valor muy cercano al umbral de alerta. Por comparación, en 2012 no se produjo ni una sola superación del umbral de información a la población en toda la red.
Las estaciones con peores registros de ozono troposférico en 2013 fueron las situadas en Barajas, Tres Olivos, Retiro, Ensanche de Vallecas, Casa de Campo, Juan Carlos I, El Pardo y Farolillo (Carabanchel).
"Está por ver si se trata de un fenómeno aislado, debido a factores meteorológicos inusuales ocurridos el año pasado, o bien este hecho se inscribe en la tendencia general al alza que se viene observando en los niveles de contaminación por ozona en la Comunidad de Madrid y otras regiones de España en los últimos años. Veremos si este contaminante ha llegado para quedarse", ha señalado Juan Barcina.
Según han explicado, el ozono es un potente agente oxidante que se forma en la atmósfera mediante una compleja serie de reacciones fotoquímicas. Se compone en el aire cuando se dan condiciones metereológicas adecuadas como abundante radiación solar. Diversos estudios lo relacionan con inflamaciones de pulmón, sistemas respiratorios e incrementos de morbiliddad y mortalidad.
Por todo ello, la organización ecologista pide al Ayuntamiento que ponga en marcha "medidas eficaces" para reducir el tráfico porque si no "no sólo sufrirán los pulmones de los madrileños, sino que muy probablemente acabará repercutiendo también en sus bolsillos por las multas que impondrá la Comisión Europea".