Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zonas afectadas por el temporal en Redondela y Mos serán declaradas de "emergencia" para repararlas "lo antes posible"

La ministra de Fomento, Ana Pastor, ha avanzado que las obras necesarias en las zonas afectadas por el temporal en los municipios pontevedreses de Redondela y Mos serán declaradas de "emergencia" para que se pueda proceder a su reparación "lo antes posible".
Acompañada por el vicepresidente de la Xunta, Alfonso Rueda; la conselleira de Infraestruturas, Ethel Vázquez, o el delegado del Gobierno en Galicia, entre otras autoridades, Ana Pastor ha visitado este sábado en Redondela alguno de los puntos más afectados por las intensas lluvias de la pasada semana, en donde ha explicado que aunque ya "se actúa en algunas" infraestructuras "la valoración total" de daños "no está hecha".
"Lo que sí tenemos es un estudio perfecto de todo lo que hay que hacer y la gente de la Demarcación de Carreteras me enviará la declaración de emergencia porque si no tendríamos que tardar unos meses en sacar a concurso las obras", ha precisado para señalar que, "una vez que se declare la emergencia, se hace el peritaje y se puede decir cuánto cuestan".
Al respecto, ha recordado que el presupuesto del Ministerio de Fomento para Carreteras es "de más de 1.000 millones" por lo que "hay partida suficiente" para hacer frente a estos gastos derivados de los fenómenos meteorológicos adversos. "Además hay otros 1.000 para el mantenimiento, con lo cual, de un lado y de otro vamos sacando", ha apuntado.
En su intervención, la titular de Fomento también ha aprovechado para destacar la "colaboración" entre la Xunta y el Gobierno central para "ver cuál es el volumen" de estos daños y "resolver los problemas de los vecinos".
Algunos de los puntos más afectados por las lluvias torrenciales registradas la semana pasada en la provincia de Pontevedra han sido la parroquia de San Estevo de Negros, en donde reventó una balsa de agua; el lugar de Cesantes, así como varios puntos de las carreteras N-550 y N-555.