Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Zubaida, la niña que recuperó su cara tras quemarse en un incencio

El antes y el después de ZubaidaGrossman Burn Center

Zubaida, una joven que se gran parte del cuerpo con una estufa, ha podido recuperar sus rasgos. Tras años de lucha y varias operaciones ha conseguido dejar atrás las secuelas del incendio que le cambió la vida y muestra de nuevo su rostro, prácticamente, tal y como era. 

Cuando Zubaida tenía nueva años, en 2001, se quemó quemaduras en la cara, el cuello, el pecho y los brazos al intentar encender la estufa de su casa, en Afganistán. Tan pronto como apagaron las llamas, la llevaron a un hospital. Aunque el trato que le dieron no era más apropiado para sus circunstancias. Tan solo le aplicaron unas pomadas.
Al ver que la situación no mejoraba decidió sacarla del centro y la llevó a un hospital de Irán.  A pesar de pasar veinte días allí ingresada, los médicos no pudieron hacer demasiado para curarle las heridas. Esto hizo que su cuerpo quedase prácticamente deformado.  Pero su familia no se iba a rendir tan fácilmente, tal y como señala el ‘Grossman Burn Center’.
El padre de Zubaida siguió los consejos de un  comerciante y pidió ayuda a Estados Unidos. Afortunadamente, éstos se la llevaron a la base militar que tenían en Kabul. Los doctores del ejército, tras examinarla, decidieron ponerse en contacto con el Departamento de Estado de EEUU para ver qué podrían hacer. Consiguieron contactar con el doctor del Grossman Burn Center ,  Peter Grossman, un experto en reconstrucción mediante cirugía, que se ofreció a ayudarles.
Doce cirugías en un año es el precio que ha tenido que pagar Zubaida para poder volver a ser como era antes del incendio.  Mientras tanto, comenzó a estudiar en Estados Unidos y en seguida se adaptó al idioma. La terapia física y el apoyo de sus compañeros hicieron que la joven mejorara rápidamente.
La joven sueña con ser pediatra y construir su país. Ahora, años después de su recuperación, ha regresado a Afganistán y se ha vuelto a reunir con su familia. Sin embargo, necesitará ayuda para poder seguir estudiando y tomando su medición, ya que su familia es extremadamente pobre.