Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de Carrascosa dice que para su excarcelación sólo falta acordar el régimen de visitas

Para lograr su escarcelación es "fundamental" que Carrascosa no presente un recurso contra la sentencia. Vídeo: Informativos Telcinco.telecinco.es
Marcos García Montes, el abogado de María José Carrascosa, encarcelada en EEUU por un conflicto sobre la custodia de la hija que tuvo con un norteamericano, ha dicho hoy que la "única" discrepancia en la negociación para su puesta en libertad es en cuál de los dos países se hará la primera visita del padre a la niña.
Según ha dicho en una rueda de prensa ofrecida junto a la hermana de la abogada valenciana encarcelada, Victoria Carrascosa, existen "posibilidades cercanas" de que fructifique la negociación entre los representantes legales de ambas partes y de que María José sea excarcelada, ya que incluso el Gobierno estadounidense "tiene interés en zanjar" este asunto.
No obstante, para que esto se produzca es "fundamental" que Carrascosa no presente un recurso contra la sentencia del tribunal estadounidense que el pasado mes de diciembre le condenó a catorce años de prisión, ya que dilataría el proceso y dificultaría la negociación, tanto burocrática como jurídicamente.
La propuesta hecha por este abogado incluye la retirada de los cargos que pesan en Estados Unidos contra María José Carrascosa y de los que hay en España contra su ex marido y padre de la niña, Peter Innes.
Esta parte, según García Montes, está "hablada" y las autoridades judiciales de ambos países estarían "de acuerdo".
La consecuencia de la retirada de estos cargos sería la "inmediata" puesta en libertad de Carrascosa, quien además obtendría custodia de la niña, según la propuesta de García Montes.
A partir de ahí se entablaría una negociación entre los padres por el régimen de visitas a su hija, que según entiende la familia de Carrascosa debería iniciarse en España para evitar el "impacto" que sufriría al viajar a Estados Unidos y ver a su padre "después de tanto tiempo".
En opinión de la familia, la relación entre la hija y el padre debería seguir un proceso de "normalización" en España y estar tutelado por un psicólogo.
Cuando el experto considerara que no existe riesgo de trauma para la niña, la madre consentiría que la niña viajara a Estados Unidos para ver a su padre, aunque siempre "con garantías de regreso", ha puntualizado el abogado.
Según García Montes, Carrascosa conoce los términos de esta negociación aunque ha puesto "matices" a alguno de sus puntos, los cuales no han sido explicados.
El país donde debe tener lugar el primer encuentro entre el padre y la menor es "lo único" que separa a ambas partes de llegar a un acuerdo, ha asegurado García Montes, quien ha dicho que dentro de los próximos quince días debe producirse el "último intento de aproximación".
Según la hermana de Carrascosa, es "posible" que se llegue a una solución "en breve" y "respetando las sentencias" dictadas por los tribunales de España y Estados Unidos.
Así lo espera Victoria, quien ha subrayado que su familia "está sufriendo lo insufrible" por un conflicto que "no tiene razón de ser" y que "nunca" debería haber llegado a su estado actual.
Por ello, ha insistido en pedir a su hermana que recapacite y "no recurra" la sentencia de catorce años de prisión "porque no le van a dar la razón".
En la rueda de prensa también han participado José Joaquín Martínez, el español que estuvo cuatro años en el "corredor de la muerte" de una prisión de Florida, y el portavoz del Movimiento contra la Intolerancia, Ángel Galán.
Ambos han pedido a los ciudadanos que participen en la manifestación convocada para el próximo domingo en Valencia en apoyo a María José Carrascosa, y también han solicitado la implicación de los partidos políticos y asociaciones cívicas ante un encarcelamiento "injusto" que viola, en su opinión, "los derechos humanos".