Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El abogado de los tres porteros defiende que la muerte del joven se debió a una caída fortuita

Álvaro Ussía, el joven fallecido el pasado sábado. Vídeo: Informativos Telecincotelecinco.es
Después de que se efectuaran las comparecencias y las ruedas de reconocimiento, el abogado de los tres implicados en la muerte del joven de 18 años habló para los medios de comunicación. A las puertas de los Juzgados aseguró que sus defendidos "no son matones ni ogros. Son personas normales que tratan de ganarse un sobresueldo".
Antes de puntualizar que uno de sus clientes tenía antecedentes por hurto y lesiones, Paños ha asegurado que "ni unos son tan malos, ni otros tan buenos".
Sin embargo, ésta no es la versión de la mayoría de testigos que presenciaron lo ocurrido en la madrugada del sábado. Según sus declaraciones, uno de los amigos del fallecido tropezó con una chica, que resultó ser ex novia de uno de los porteros de seguridad. La joven decidió contárselo a su ex pareja, a quien le dijo que unos chicos le habían empujado y le habían hecho daño.
Instantes después, el ex novio se dirigió al grupo de Álvaro, a quien finalmente acabó sacando del local. Una vez ya fuera de la discoteca, el portero, junto con otros dos compañeros, golpearon "brutalmente" al joven, según señalan las fuentes a partir de las declaraciones de los testigos.
Según el diario La Razón el detonante de todo fue un roce con la ex novia de uno de los porteros de la discoteca. Macarena se quejó a Rodrigo del empujón fortuito que provocó la refriega que acabaría con la muerte de Álvaro, aunque al parecer fue el ex novio de la chica el que intentó poner orden cuando estaban pegando al joven.
El muchacho quedó inconsciente, tirado en el suelo, en una zona ajardinada próxima a la discoteca, y cuando llegaron los facultativos del Samur-Protección Civil se lo encontraron en parada cardiorrespiratoria, de la que le consiguieron sacar. Poco después Álvaro, que se encontraba en estado crítico, murió en el hospital Clínico.
Los padres del presunto asesino han asegurado en declaraciones al diario El Mundo, que "su hijo ni le tocó". Los padres de Antonio no dudan en afirmar que Álvaro "era un niño pijo, y claro, se ve que iba... Pues como iba: drogado o bebido". Además, aseguran que todo es mentira, que su hijo no es "un gorila de gimnasio" y que si le hubiera tocado tendría marcas "y el Samur no encontró ninguna".
Antonio les ha contado a sus padres, según las declaraciones a El Mundo, que "Álvaro ese día iba muy violento, que se metió con una chica, que hasta le pegó un empujón y tuvieron que sacarlo de la discoteca. ¡Pero le sacaron y nada más! ¡Ni le tocaron! ¡Le daría un ataque al corazón de algo que se había tomado!". EPF/ BQM