Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Denuncian que la niñera que pegó a su hijo no ha sido detenida

Una pareja de Oregon, EEUU, frustrada con el sistema legal, están usando las redes social para exponer que la niñera que maltrató a su hijo no ha sido detenida. Dos meses después de los hechos y de que confesara lo que había hecho no ha habido ninguna consecuencia.

Alicie Quinney y Joshua Marbury colgaron una foto de su hijo, Jacob, con los golpes visibles en su cara, en Facebook. Explican que la hicieron después de regresar a casa y encontrar a su hijo en el suelo llorando y a su niñera dormida en el sofá. “Lo primero que vi fue el ojo negro de Jacob”, explica Alice. “Y fue como ‘oh, Dios mío, ¿qué ha pasado?’ y al darse la vuelta vi todo un lado de su cara negro y azul”.
Alice y Joshua explican que llevaron a su hijo al hospital después del incidente, donde los médicos y los trabajadores sociales tomaron fotos y documentaron las heridas. También rellenaron un informe policial. Según explica Alice en Facebook, un detective les dijo que le podría haber matado. Un portavoz del Departamento Policial de Sherwood explicó que el caso estaba bajo investigación y en manos del fiscal de distrito del condado de Washington.
Más de dos meses después del incidente y a pesar de tener la confesión de la niñera diciendo que pegó al niño, la policía no la ha detenido. “Vi la evidencia y lo que los médicos me dijeron y me mostraron que era una mano impresa en su cara”, señala Joshua. “Nadie está negando lo que hizo”.
Alice y Joshua señalan que el fiscal del caso les dijo que no hay suficientes evidencias para imputar cargos contra la sospechosa.  Otro fiscal, de forma anónima, de Oregon ha explicado que los casos de abusos a niños son muy complicados de perseguir por la forma como está escrita la ley en Oregon.  El estatuto del estado requiere que el fiscal pruebe más allá de una duda razonable que hay dolor sustancial y lesión física grave del niño, y cuando no hay testigos del acto y el niño es demasiado joven para decir que él o ella ha sido maltratado, la carga de la prueba es difícil”, informa Fox2now.com.
“Un cuerpo muerto puede decirte quién lo mató. ¿Un bebé no tiene el mismo tratamiento porque no puede hablar? “, subraya esta madre indignada que señala que “estoy tan furiosa que no estoy usando insultos ESPERANDO que se haga algo y esto se convierta en viral. Hice mi parte con Dios y su ‘consejo’ fue que no recurriera a la venganza”.
Por todo ello, los padres de Jacob se han visto abocados a pedir justicia a través de las redes sociales. En el mensaje, Alice pide al sistema legal que “haga su parte” porque hay confesión verbal y una mano impresa en la cara del niño.  “Si yo pegara a alguien, la policía vendría y me pondría las esposas de inmediato”.