Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los activistas de Greenpeace que irrumpieron en la Cumbre de Copenhague no irán a prisión

López de Uralda, a su regreso a Madrid, tras pasar veinte días en prisión preventiva en Dinamarca. Foto: Archivo/EFE.telecinco.es
El juez del juicio contra Juan López de Uralde -actual promotor de Plataforma Equo- y los diez activistas de Greenpeace que irrumpieron en la Cumbre del Clima de Copenhague (2009) ha dictado finalmente una sentencia de 14 días de prisión suspendida contra los acusados, lo que supone que no irán a prisión y se les ha considerado no culpables del delito contra la reina.
Además, la sentencia dada a conocer este lunes elimina la deportación y la prohibición de que los activistas pisen Dinamarca durante seis años y obligará a Greenpeace Nordic, que es la delegación danesa de esta organización ecologista, a pagar un total de 10.600 euros de fianza.
En declaraciones a Europa Press, el exdirector ejecutivo de Greenpeace y promotor de Plataforma Equo, Juan López de Uralde, ha manifestado que esta sentencia "de alguna manera, ratifica lo que los ecologistas decían desde el comienzo del proceso judicial y pone de manifiesto una vez más la desproporción del proceso".
"Como activista tengo que mostrar mi satisfacción porque es un reconocimiento de que no era más que una acción simbólica, pacífica y que pretendía llamar la atención" ha relatado, al tiempo que ha agregado que la pena "es simbólica y menor al tiempo que estuvieron en prisión en diciembre de 2009", cuando permanecieron 21 días encarcelados. A su vez, ha lamentado las "penalidades" que los activistas pasaron a manos del Gobierno danés.
Por su parte, la directora ejecutiva de Greenpeace, Miren Gutiérrez, ha asegurado que el juez "ha querido pedir un mínimo para salvar la cara" porque la pena final es "incluso mucho menor de lo que quería el fiscal".
En este sentido, ha destacado que durante el juicio, el fiscal "trató de magnificar cada uno de los cargos que se les imputaban y, a pesar de ellos, sólo pedía dos meses de prisión suspendida". "El juez ha juzgado que, realmente, ni siquiera merecían dos meses de prisión suspendida", ha concluido.