Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La adolescente Cristina Martín murió desangrada por un corte en la muñeca

La adolescente de Seseña Cristina Martín murió desangrada por un corte en la muñeca, según ha podido saber Informativos Telecinco después de que le haya sido practicada la autopsia. El cadáver ha sido trasladado al tanatorio de Seseña (Toledo) y su familia vela ya su cuerpo. El funeral se celebrará el lunes, según ha declarado el alcalde del municipio, Manuel Fuentes. La chica de 14 años de edad detenida por su posible implicación en la muerte de Cristina ha pasado a disposición de la Fiscalía de Menores. Según se ha filtrado de la investigación, la joven se habría derrumbado el pasado viernes en el interrogatorio de la Guardia Civil y habría confesado. Ella misma habría conducido a los agentes al lugar donde se hallaba el cuerpo. El caso está bajo secreto de sumario.
El entierro se celebrará mañana en la localidad toledana a mediodía. El deseo de sus padres era incinerar el cuerpo pero no será posible al haber una investigación judicial en marcha.
La investigación
El teléfono móvil ha vuelto a ser clave para resolver el caso de Cristina. La joven recibió una llamada de una compañera el pasado martes, día de su desaparición. Pidió permiso a su madre para quedar con ella y la madre se lo dio a pesar de que estaba castigada por las malas notas del trimestre (cursaba 1º de la ESO). Fue la última vez que la vieron con vida.
La Guardia Civil había interrogado a las personas del entorno de la joven (familiares y amigos) y buceado en su Tuenti sin lograr dar con una pista hasta que se toparon con la llamada del móvil. Sólo tuvieron que tirar de la cuerda.
Detrás de esa llamada hay, según publica el diario ABC, toda una serie de desencuentros entre la víctima y su presunta asesina. Cristina era una niña con mucho carácter, una líder de grupo, y ambas habían chocado en muchas ocasiones:  las riñas eran frecuentes y se lanzaban insultos personales y familiares. La asesina también debe tener mucho carácter: el necesario para asesinar voluntaria o involuntatiamente a la joven y no derrumbarse desde un principio. Fueron necesarios varios interrogatorios para que confesase el crimen.
Reconstrucción del suceso
La Guardia Civil aún busca el objeto  con el que la detenida, según ha confesado, cortó a Cristina. Ha dicho que la hirió en la muñeca, pero no con qué, de modo que los agentes buscan la posible arma en la zona y en la casa de la arrestada.
La menor detenida ha confesado que le profirió varios golpes con una piedra a la víctima, pero la autopsia revela además que después de cortar a Cristina en la muñeca, tuvo que empujarla para que cayera por la vaguada y se desangrara.
En el aire queda una duda. ¿Si Cristina Martín murió desangrada, por qué no había apenas sangre en los alrededores? Todo parece indicar que la niña murió bajo tierra, en el fondo del pozo, a tres metros y medio de profundidad.
Descartada una segunda persona
La Guardia Civil ha descartado la intervención de una segunda persona. Tras derrumbarse, condujo a los agentes a la escena del crimen, un lugar por donde se habían realizado batidas en su busca sin hallar nada. Ahora sí, los agentes encontraron pañuelos con restos de sangre, una diadema de Cristina y, horas después, el cuerpo de la joven.
Francisco Martín de la Sierra, padre de la víctima, habló ayer a los medios para volver a sacar a la palestra la polémica sobre la Ley del Menor. "Al responsable lo condenarán y a los tres años saldrá", se quejaba. La detenida tiene 14 años y podrá ser imputada e internada en un centro de menores a la espera de juicio.  
 

Juan José Cortés, el padre de Mari Luz, la niña onubense asesinada en Huelva en 2008, ha aconsejado a los padres de Cristina que tengan paciencia. "La familia estará pasando momentos muy dolorosos, pero tienen que vivirlo con la paciencia de saber que ya no pueden hacer nada más, y empezar un proceso para solicitar justicia, porque ese dolor ya no se le va a quitar nadie".

El alcalde de Seseña, Manuel Fuentes, ha manifestado que el pueblo desea recuperar "la normalidad" tras la aparición del cadáver" y ha pedido "prudencia" hasta que se sepan las circunstancias en las que se produjo su muerte. El Ayuntamiento ha decretado dos días de luto en la localidad y se ha puesto a disposición de la familia de Cristina.

   LA