Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La agencia antifraude de la UE examina si hay base para abrir una investigación

La Oficina Antifraude de la Unión Europea (OLAF) está al tanto de las informaciones sobre el presunto fraude en la adjudicación de contratos por la empresa pública española Acuamed y examina si hay base para que sus servicios abran una investigación.
"OLAF está analizando las informaciones que afectan al caso de Acuamed y será después de este análisis preliminar cuando decida si se debe abrir una investigación o no", han explicado a Europa Press fuentes de la oficina europea, que no han aclarado si hay un plazo determinado para tomar la decisión.
La Comisión Europea reveló la semana pasada que había remitido a OLAF información relacionada con Acuamed, una empresa que ha recibido fondos europeos para cofinanciarlos proyectos por valor de 660 millones de euros en el periodo 2007-2014, de acuerdo a fuentes comunitarias.
Bruselas, además, ha informado este martes de que mantiene contactos con las autoridades españolas para conocer el desarrollo de los hechos y que éstas le han confirmado que los fondos a Acuamed han sido congelados con carácter "inmediato".
Antes de decidir si hay base para iniciar una investigación, los expertos antifraude de la Unión Europea deben determinar si es competente, es decir, si el presunto fraude afecta al uso de fondos comunitarios y si hay "sospechas suficientes de fraude, corrupción u otra actividad delictiva con el uso del dinero de la UE".
Desde los servicios de OLAF recalcan que el hecho de que se esté reuniendo información y analizándola "no significa" que personas o empresas objeto del examen preliminar sean culpables de cometer alguna falta.