Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El juez imputa un delito de agresión sexual al presunto violador en serie de Gran Canaria

El Juzgado de Instrucción número 3 de Las Palmas de Gran Canaria ha imputado un delito de agresión sexual al hombre de 48 años, sospechoso de ser un violador en serie.  AMR, que fue detenido en la capital de esa isla, permanecerá detenido hasta el próximo jueves para permitir que la Policía continúe con la investigación, segun fuentes del Tribunal Superior de Justicia de esa localidad. El hombre, padre de dos hijos, salió de las dependencias judiciales con el rostro cubierto con un casco de motorista y un poncho azul de lana que le llegaba hasta la rodilla, mientras era insultado por numerosas personas. Sobre la investigación, el juez ha decretado secreto de sumario.
Según una nota del TSJC, se ha acordado prorrogar la detención del presunto violador en serie 48 horas más mientras que la Policía continúa la investigación, por lo que el próximo jueves volverá al Juzgado para declarar de nuevo ante el juez, que ha decretado el secreto del sumario.
El detenido compareció ante el magistrado sustituto del Juzgado de Instrucción Número 3 de la capital grancanaria, Miguel Angel Parramón, durante poco más de una hora y su abogada, Leonor Rivero, declinó efectuar declaraciones a los medios de comunicación.
Fuentes próximas a la investigación han informado que todavía no está claro el número de delitos sexuales en los que pudo haber intervenido el detenido, "si fueron 9 ó 29", aunque se tiene la convicción de que han sido "muchas" las violaciones o agresiones, bien consumadas o en grado de tentativa, en las que se ha visto implicado.
 
La investigación resultará ahora compleja ya que se tienen que comprobar todos los delitos sexuales denunciados en los últimos años en toda la isla, para lo que hay que contrastar los datos de la Policía Nacional y de la Guardia Civil.
Además, en las violaciones o agresiones sexuales denunciadas que se hayan obtenido muestras genéticas, hay que contrastarlas con el ADN del detenido, un padre de familia que no llamaba la atención en su barrio de La Feria, de la capital grancanaria.
El hombre, que llevaba una vida aparentemente normal, ha negado su implicación en los casos de Yeremi Vargas y  Sara Morales, la joven desaparecida el 30 de julio de 2006.
Por su parte, fuentes de la Delegación del Gobierno de España en Canarias indicaron que mañana tendrá lugar una rueda de prensa para informar sobre la detención. Así, manifestaron que la postura oficial de la Institución es la de respetar el trabajo de la Policía, puesto que es competencia directa de ellos.ZA