Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El agresor del metro de Barcelona: "Me doy asco a mí mismo"

El acusado de la agresión racista a una menor ecuatoriana en un tren de los Ferrocarriles de la Generalitat, Sergi Xavier M.M., ha afirmado que no recuerda nada porque iba borracho y drogado, aunque, tras ver el vídeo de la agresión, ha dicho que "me doy asco a mí mismo. Ese día no era yo".
El joven ha hecho estas declaraciones en el juicio contra él que se celebra en la Audiencia de Barcelona en respuesta a las preguntas de su abogado y tras renunciar a contestar a los letrados de las otras partes personadas -la Fiscalía y la Generalitat.
Preguntado por la agresión contra una joven ecuatoriana, Sergi Xavier M.M. ha asegurado no recordar nada porque aquel día había bebido algunos cubalibres y cervezas, todo ello junto a pastillas de éxtasis.
Sin embargo, tras visionar el vídeo grabado por las cámaras de los Ferrocarriles de la Generalitat en el que se recoge la agresión, el joven se ha limitado a afirmar que "me doy asco a mí mismo" y que "ese día no era yo". Además, ha dicho sentirse arrepentido por lo que hizo, ya que "nadie merece lo que le hice a esa chica".
Sergi Xavier M.M. afronta una petición de tres años de prisión solicitada por la Fiscalía, que considera que la agresión, ocurrida el 7 de octubre de 2007 en el interior de un vagón de los Ferrocarriles, constituye un delito contra la integridad moral y otro de lesiones.
La Generalitat, que se ha personado como acusación popular, pide provisionalmente una pena de 20 meses de cárcel y una multa de 750 euros, así como que se prohíba al acusado acercarse a la comarca donde vive la víctima durante dos años.
 
Víctima traumatizada
Una cámara de seguridad del metro de Barcelona grabó como un joven agredía a una menor inmigrante ante la mirada impasible del resto de pasajeros que viajaban en el vagón. En el vídeo se ve como la insulta, le lanza una patada y la golpea en reiteradas ocasiones. Hoy empieza el juicio y  ha hablado la joven. Aún tiene miedo. Alexia ha cambiado de ciudad y también de aspecto. Ahora sólo espera que pase el juicio para regresar a su país, Ecuador, y olvidar.
Alexia acude cada semana al psicólogo porque aún sufre estrés postraumático. Ella no quiere volver a ver a su agresor y su médico lo ha desaco
nsejado, por eso declarará hoy por videoconferencia. El fiscal pide para el joven tres años de cárcel por un delito de xenofobia. 
Una infancia traumática
Sergi Xavier M.M. sufre un trastorno mental de carácter grave y ha recibido atención psiquiátrica durante casi diez años, según el psiquiatra Alfons Icart. El psiquiatra señala que el trastorno de Sergi "tiene relación con la infancia tan traumática que ha padecido, al no tener madre, un padre alcohólico y criarse con una abuela con muchas limitaciones humanas".
Los trastornos se empezaron a hacer visibles de pequeño y fue la abuela del niño la que pidió una consulta médica por indicación de los equipos psicopedagógicos de su escuela.   LA