Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 56% de los ahogamientos infantiles ocurren en piscinas privadas

Las piscinas más curiosas del mundoIberpress

Un total de 38 menores de 17 años fallecieron el pasado verano en España en espacios acuáticos, de los que un 56% de casos ocurrieron en piscinas privadas y un 10% de ellas en instalaciones municipales, según datos de Abrisud dados a conocer con motivo del lanzamiento de la VI Campaña de Seguridad Infantil en la Piscina.

Asimismo, añade que los fallecimientos en ríos o parques registraron una incidencia del 8%, en el mar del 2% y el 20% restante tuvo lugar en distintas ubicaciones como balsas de riego o canales. En los primeros cinco meses de este año han fallecido cinco niños por ahogamiento en distintos entornos acuáticos como piscinas o ríos, según la empresa.
Abrisud alerta de que los ahogamientos suponen la tercera causa de muerte infantil en el mundo, con una especial incidencia en niños de entre uno y cautro años, y advierte de que un menor puede ahogarse con tan sólo 20 centímetros de agua, en menos de dos minutos.
En España hay más de 1.100.000 piscinas, siendo el 86% de las piscinas privadas y el 14% restante, públicas. En este contexto, la VI Campaña de Seguridad Infantil en la Piscina de Abrisud cuenta con un vídeo animado en 3D que incluye las recomendaciones para que los niños disfruten de la piscina con seguridad.
Esta campaña se completa con un decálogo de consejos a los menores entre los que se incluyen no bañarse nunca solo en la piscina y avisar siempre a una persona mayor; usar manguitos o chaleco hinchable hasta que no se nade a la perfecciín; entrar despacio en la piscina o hacer uso de la crema protectora, entre otros.
La campaña también ofrece consejos para adultos y aboga por la supervisión continua como "la medida más eficaz". En los casos que coincidan varios niños en la piscina es aconsejable establecer turnos de vigilancia, al tiempo que aboga por detectar riesgos de antemano.