Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 45% de los alumnos catalanes que finalizan la ESO no saben escribir en inglés

Rigau asegura que los resultados mejoran y que el sistema catalán es más equitativo que el de la OCDE
El 44,6% de los alumnos catalanes que cursan cuarto de la ESO tiene un nivel bajo en expresión escrita en inglés, y aunque los resultados mejoran en la comprensión oral y lectora, el nivel medio está todavía lejos de los objetivos marcados para el año 2018, según reflejan los resultados de la evaluación de las competencias básicas, que ha presentado este viernes en rueda de prensa la consellera de Enseñanza de la Generalitat, Irene Rigau.
La titular de Enseñanza, que ha afirmado que los resultados de inglés no son comparables con años anteriores porque se han cambiado los criterios de evaluación para acercarse a los estándares europeos, ha explicado también que el 20% de los alumnos tiene un nivel global bajo, cuando el objetivo es que estén por debajo del 15%; y que el 24,7% lo tiene alto, cuando el objetivo es que sea el 30%.
Rigau ha destacado, no obstante, que los resultados mejoran en catalán, castellano y matemáticas --se queda a las puertas de cumplir los objetivos-- y, a pesar de las diferencias de resultados entre centros públicos y privados, ha subrayado que el sistema educativo catalán es "muy equitativo" en comparación con la media de la OCDE.
"Tenemos puntuaciones medias inferiores, a veces. Hay que ir acortando estas diferencias, pero mantener la equidad, la garantía y base de la cohesión social", ha resumido la consellera, quien ha asegurado que los resultados de las pruebas, que son el tercer año que se realizan, garantizan que se consolida una tendencia a la mejora.
Los exámenes se hicieron en febrero a los 64.500 alumnos que cursan cuarto de la ESO en Catalunya --cerca de 4.000 están exentos-- y permiten a la Generalitat conocer las competencias de los alumnos que finalizan la etapa escolar obligatoria, esto es, el 77,1% alcanza las competencias básicas en catalán, el 76,4% en castellano, el 69,1% en matemáticas y el 66,9% en inglés.
Los porcentajes son ligeramente superiores a los dos años anteriores, cuando se instauraron las pruebas, y los resultados detallados por centro se enviarán a cada uno para que puedan acometer los refuerzos precisos en el último trimestre del curso.
Pese a que Rigau ha explicado que la equidad del sistema educativo catalán es superior a la del conjunto de la OCDE, los datos también muestran una diferencia marcada entre los centros públicos y privados, y también entre aquellos que tienen un entorno socioeconómico más o menos complejo.
Así, el 13,8% de los alumnos de centros públicos no alcanza las competencias mínimas en catalán --frente al 4,9% de los privados--, el 13% en castellano --frente al 5,3%--, el 21,5% en matemáticas --frente al 9,6%-- y el 27% en inglés --frente al 9,7%--; unas diferencias que son todavía mayores en la franja de los alumnos con capacidades altas, que mayoritariamente cursan sus estudios en centros privados y con una complejidad baja.
PROFESORES DE INGLÉS
Dado que el inglés es la asignatura que presenta una distancia mayor respecto a los estándares del Marco europeo común de referencia (MECR), Rigau ha reiterado que en los próximos años se incorporarán progresivamente profesores con un nivel más elevado de inglés, ya que de hecho está en marcha la definición de un plan específico para el próximo curso, ha recordado.
Dicho plan se centrará en recomendar "que cada centro busque la estrategia más adecuada" para alcanzar los niveles mínimos exigibles de inglés, y que quizás no implican necesariamente dar una de las materias troncales en este idioma.
Asimismo, está prevista la oferta de 3.000 plazas gratuitas en cursos de inglés para profesores del sistema el próximo curso y una mayor presencia de esta lengua en recursos materiales, entre otras medidas, como parte de un plan integral para mejorar los resultados.
También en materia lingüística, y comparando castellano con catalán, la consellera ha reiterado que no se aprecian diferencias en el conocimiento de uno u otro idioma y que, en todo caso, "hay zonas en las que continúa siendo necesario reforzar el catalán", especialmente en centros cuyo entorno tiene una complejidad socioeconómica elevada.