Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El amerizaje de un piloto de 84 años en Almerimar apunta a un fallo eléctrico del avión

La Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (Ciaiac) ha determinado en su informe provisional que el amerizaje practicado por un piloto de 84 años el pasado 25 de enero frente a las playas de Almerimar, en El Ejido (Almería) estuvo motivado por un "fallo eléctrico" del aparato que impidió al piloto contactar con la torre de control del Aeropuerto de Almería.
El informe provisional, consultado por Europa Press, señala que la aeronave Piper PA-28RT-201T despegó del aeródromo de Los Martínez del Puerto (LEMP), situado en Murcia, aproximadamente a las 17,15 horas, con destino al aeropuerto de Almería y con el piloto como único ocupante de la misma.
Así, sobre las 18,00 horas, cuando la aeronave se encontraba a la altura del Cabo de Gata (punto de notificación S -Sierra- del aeropuerto de Almería), se produjo un "fallo eléctrico" en la aeronave y el piloto "ya no pudo comunicar con la torre de control del aeropuerto de destino".
Por otra parte, según abunda el organismo encargado de la investigación, "el cielo estaba cubierto y, aunque había muy buena visibilidad en superficie, el ocaso estaba próximo".
En estas circunstancias, el piloto "consideró que había un riesgo elevado de colisión con otra aeronave si se dirigía al aeropuerto y no disponía de tiempo para llegar a otro aeródromo con luz diurna, por lo que decidió buscar una playa en la que poder aterrizar".
Así, se dirigió al sur adentrándose en el mar, después continuó hacia el oeste y finalmente fue hacia el norte, donde alcanzó una playa próxima a Punta Entinas, situada al Sur de El Ejido. Aproximadamente a las 18,20 horas, la aeronave amerizó a unos 20 metros de distancia de la orilla, con el tren aterrizaje y los flaps retraídos.
La aeronave se sumergió en aguas poco profundas y el piloto la abandonó antes de sumergirse, de forma que nadó hacia la orilla, donde permaneció hasta que fue encontrado ileso a la mañana siguiente.
Cabe recordar que el hombre fue encontrado por la Guardia Civil después de que pasara la noche en la playa, de forma que llegó a un camino rural por sus propios medios. Posteriormente fue conducido al Hospital de Poniente donde le dieron el alta antes de las 15,00 horas de ese día ya que su estado no revestía gravedad.