Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un anciano se atrinchera en su tejado con un cuchillo para evitar su ingreso en un hospital

Un anciano de 91 años de edad se atrincheró en la mañana de este jueves con un cuchillo de grandes dimensiones en el tejado de su vivienda de la localidad sevillana de Castilblanco de los Arroyos para evitar su ingreso involuntario en un centro hospitalario, aunque finalmente la Guardia Civil logró inmovilizarlo para su posterior evacuación al Hospital Virgen Macarena de Sevilla.
En este sentido, fuentes del Instituto Armado han informado a Europa Press de que los hechos ocurrieron sobre las 10,50 horas de este jueves, cuando la Policía Local solicitó apoyo a la Guardia Civil para el ingreso involuntario en un hospital de un anciano que se encontraba en un estado "agresivo"
Tras ello, una patrulla de la Benemérita se desplazó hasta el lugar de los hechos, siendo informados por la Policía Local de que un hombre de 91 años de edad que tenía que ingresar involuntariamente en el hospital estaba en estado "agresivo" y les había cerrado la puerta de entrada a su domicilio, han indicado las mismas fuentes a Europa Press.
Asimismo, también se personó en la vivienda un equipo médico del centro de salud, que trató de convencer al anciano de que les abriera la puerta del domicilio, a lo que se opuso, tras lo que este hombre apareció en el tejado de su vivienda, de pie y con un cuchillo de
cocina de grandes dimensiones, gritando frases como 'asesino, que os voy a matar, que me estáis chupando toda la sangre'.
Además, y dirigiéndose al médico, le gritó 'asesino, te mato, que me estás echando veneno en las medicinas', tras lo que el anciano volvió al interior de la vivienda.
Seguidamente, los agentes de la Guardia Civil pidieron permiso a la vecina de la vivienda contigua para acceder a través de su inmueble al del anciano, consiguiendo entrar por la azotea, de manera que cuando estaban bajando por la escalera observaron al hombre subido a una escalera de aluminio y con una cuerda en el cuello que se encontraba sujeta a una biga de hierro del techo del patio.
Los agentes, en ese momento, evitaron el intento de suicidio del anciano, quien mostró entonces gran "agresividad" hacia los guardias civiles, por lo que tuvieron que inmovilizarlo para poder facilitar a los servicio sanitarios la administración de tranquilizantes a fin de calmarlo.
Finalmente, y tras la llegada de una ambulancia medicalizada, el anciano fue evacuado al Hospital Virgen Macarena de Sevilla para su ingreso.