Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La exmodelo que culpa a la industria de la moda de arrastrarla a la anorexia

anorexia, modelo anorexicatelecinco.es

A Georgina Wilkin le prometieron la fama si reducía algunos centímetros de sus caderas apenas comenzada su carrera como modelo. Tenía 15 años y quería triunfar en el mundo de la moda, así que se puso manos a la obra para bajar de peso. La joven comenzó a pasar hambre, dejó de comer y terminó en la anorexia.

"Tienes mucho potencial para ser increíble. Sólo hay un par de cosas que tienes que tener en cuenta si quieres ser éxito - reducir unos pocos centímetros de tus caderas, endurecer su cintura y unirse a un gimnasio " .
La adolescente Georgina Wilkin recibió los consejos de su agente y tres días más tarde la felicitaron por su apariencia. Ella, sin embargo, llevaba 48 horas sin comer.
De ahí al abismo de la anorexia fue una progresiva carrera y no precisamente la de modelo, como le prometieron, según su historia publicada por el Daily Mail.
"Debes mantener lo que estás haciendo, debes mantener el ritmo", le dijeron y ella lo hizo.
Georgina Wilkin se convirtió en una cara conocida de las pasarelas británicas y después terminó terminó con un trastorno de alimentación en un hospital.
Seis meses después de su primer encuentro con la agente de modelos ya estaba sufriendo anorexia, pero modelaba en Japón.
"Me hicieron un contrato de trabajo con la condición de que, en la fecha de mi vuelo de regreso  debía tener las medidas exigidas :24 , 22 , 34 en el pecho, la cintura y las caderas.
Cuando enfermó de anorexia la modelo que desfilaba para importantes modistos fue desechada como un juguete roto. " No es justo para justificar el hambre bajo la promesa de fama y fortuna".
Su agente le dijo que necesitaba ayuda, sin embargo, también le comunicó que su enfermedad no era una buena imagen para la agencia y fue desechada.
"Sería una mala imagen. Una modelo es un producto y un agente solo está interesado en la venta de ese producto hasta que llegas a un punto donde tienes los labios azules".
Ahora, la exmodelo ha superado la anorexia y apoya una campaña para evitar que los jóvenes sean esclavos de su imagen corporal.
"La moda no debe causar trastornos de la alimentación, pero la moda puede ser tóxica. Queremos que la industria abrace la diversidad. "
Ese es la esencia del grupo con el que trabaja esta exmodelo que quiere alertar de los riesgos de los trastornos alimentarios.