Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos años sin Yeremi Vargas

"Seguimos ahí, no perdemos la esperanza y la voy a conservar siempre", relataba la madre del Yeremi Vargas a Informativos Telecinco en Febrero. Yéremi desapareció el 10 de marzo de 2007. Los familiares le echaron en falta a la hora de comer y comenzó su búsqueda. Dos años después, aún no han dado con su paradero y la familia lucha para que no se cierre el caso. Fuentes policiales consultadas por Informativos Telecinco aseguraban que las desapariciones son casos que nunca se cierran por lo que aún buscan al niño.
El menor de siete años se encontraba en un solar en Vecindario, en el municipio grancanario de Santa Lucía, a pocos metros de su abuelo y su tío cuando desapareció. Yeremi sufre problemas respiratorios y eso aumenta la angustia de su familia. A pesar de todo, su familia no pierde la esperanza.
Estos dos años sin el menor se han hecho eternos para su madre. "Siente que el tiempo se ha parado. Es una agonía enorme y no soy consciente de que haya pasado tanto tiempo desde su desaparición", contaba Ithaisa Suárez, madre del niño, hace poco más de un mes.

No sólo su madre mantiene viva la esperanza de volver a ver Yéremi. Herminia, la abuela explicaba en Gran Canaria que Yéremi "siempre está presente, siempre, como el primer día aunque uno más sereno pero el dolor que lleva uno por dentro eso no se lo quita nadie aunque pase el tiempo".
Ithaisa "está fatal"
La abuela del menor ha explicado que en estos últimos días su hija, la madre de Yéremi "está fatal" debido a que "ha recordado todo desde el principio". La Guardia Civil mantiene las investigaciones en secreto y, según explicaron tras la desaparición de Marta del Castillo a Informativos Telecinco, la discreción en las líneas de la investigación es vital para la resolución de las desapariciones. Algo que conoce la familia y que les hace conservar la esperanza.
Yéremi Vargas no es el único menor que permanece en paradero desconocido. Sara Morales y Amy Fitzpatrick también están desaparecidas desde 2006 y 2008 respectivamente. Las familias de los tres niños se unieron a principios de este año para que no se olviden sus casos.