Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tia Sharp murió ahogada y su cuerpo apareció envuelto en una bolsa de la basura

Stuart Hazell, presunto asesino de la niña de 12 años Tia SharpThe Sun

Cada vez se van conociendo más detalles de la trágica muerte de la pequeña  de 12 años, Tia Sharp, que había desaparecido en la localidad inglesa de New Addington sin dejar rastro. Tras varios días de búsqueda, el viernes pasado las autoridades británicas encontraron el cuerpo de la pequeña en la casa de la abuela. Hasta el momento todo indica que Tia murió por ahogamiento. Su cuerpo, lleno de moratones, apareció en casa de su abuela, donde ya habían buscado hasta tres veces. Ya hay tres detenidos por este caso, que son la abuela de la niña, el novio de la abuela, Stuart Hazell, y un vecino de 39 años.

Los investigadores que analizan el asesinato de la niña de 12 años, Tia Sharp, están informando a la prensa de los pormenores sobre la muerte de la menor. Los últimos detalles en revelarse han sido que el cuerpo de la niña fue encontrado lleno de moratones en el desván de la casa de la abuela envuelto primeramente en una bolsa de la basura y luego con una sábana, como asegura el diario The Sun.
Tia Scharp desapareció hace más de una semana en la localidad inglesa de New Addington. El último en verla con vida fue el novio de la abuela, Stuart Hazell, que en un primer momento aseguró haberla dejado en una estación de tranvía con dinero para comprar golosinas.
El cuerpo de la pequeña apareció el pasado viernes precisamente en el desván de casa de la abuela e inmediatamente se ordenó la busca y captura de Hazell, principal acusado de la muerte de la menor.
Hasta el momento hay tras detenidos por este caso: Stuart Hazell como principal sospechosos, la abuela de la pequeña asesinada y un vecino de 39 años al que se acusa de falso testimonio y que en este momento se encuentra en libertad con cargos. 
La policía ha pedido perdón a la madre de Tia, porque habían investigado la casa de la abuela hasta en tres ocasiones antes de encontrar el cuerpo de la pequeña. La madre, Natalie, se encuentra destrozada por la muerte de su hija menor y el modo en que todo ha ocurrido.