Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

14 años y medio de cárcel a una mujer que maltrató y mató a una niña de cinco años

La sala de lo Penal del Tribunal Supremo (TS) ha condenado a 14 años y medio de cárcel a una mujer que maltrató de forma habitual y mató a una niña de cinco años a la que cuidaba.
La sentencia, dada a conocer este lunes por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), viene a confirmar la que dictó la Audiencia de Alicante y rechaza el recurso de casación que interpuso la mujer ante el Alto Tribunal.
En su recurso, la condenada sostenía que el testigo presencial de los hechos, su propio hijo de 11 años, dio tres declaraciones diferentes del suceso, "contradictorias" y que la prueba de ello fue "rechazada dos veces".
La defensa de la condenada señaló la importancia de esa declaración porque fue "la única persona, fuera de la acusada y de la víctima, que estaba, el día de autos, en el piso donde sucedieron los hechos".
No obstante, el TS rechaza el recurso y da validez a la medida adoptada por la Audiencia dado que era previsible que le causara "un conflicto de intereses que podría incidir y afectar seriamente su estabilidad emocional y psicológica". Además, de que "la escasa fiabilidad" de su declaración a resultas "del conflicto de intereses".
Por otra parte, la mujer argumentaba que la exploración forense "sugería una agresión sexual" y que "la ausencia de restos biológicos en el estudio complementario histopatológico" no era motivo "suficiente" para sobreseer la investigación.
Entendía que dado que los forenses indicaron que las lesiones "no las podía haber producido la penetración del órgano sexual de un adulto", se abría la posibilidad de que fuera "la penetración de un niño de 11 años" y sugería que había "sobradas razones" para pensar que fue la misma persona que la que "propinó la paliza mortal" a la niña.
Frente a ello, defiende el TS que la Audiencia actuó como debía y envió la zona perineal al Instituto Nacional de Toxicología de Barcelona que "remitió informe, al respecto, haciendo constar que las lesiones eran insuficientes para poder concluir que la menor hubiera sido objeto de una agresión sexual".
Por todo ello, la mujer ha sido condenada a 12 años y medio de cárcel por delito de homicidio con la agravante de abuso de superioridad y a otros 2 años por delito de maltrato habitual.