Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

21 años de prisión para el asesino de Svetlana

El tribunal ha considerado que Ricardo Antonio N.R., ex pareja de Svetlana, es autor de un delito de asesinato con alevosía, por el que le condena a una pena de 19 años de cárcel, y de un delito de maltrato habitual, con el agravante de cometer los actos en presencia de menores, por le que le condena a dos años de prisión. 
Asimismo, la sala ha condenado al procesado a indemnizar al hijo de Svetlana con 300.000 euros, a la madre de la víctima con 30.000 y al pago de las costas del juicio, incluidas las de la acusación particular. 
La Fiscalía de Alicante aumentó el segundo día de la vista del juicio la petición de pena de 16 a 20 años de prisión para el ex novio de Svetlana Orlava, cuya muerte se produjo días después de que ambos participaran en un programa de televisión, tras calificar los hechos como constitutivos de un delito de asesinato en lugar de homicidio.
Maltratos físicos y psíquicos
Los forenses que le realizaron la autopsia al cadáver de Svetlana explicaron durante el juicio que la víctima presentaba "un corte vertical" en el cuello, "más profundo del lado derecho que del izquierdo", que afectó a un "paquete vascular". Según los forenses, la herida era "muy importante" y prácticamente "mortal de necesidad", pues "de hecho, a pesar de recibir asistencia inmediata, le causó la muerte".
También han destacado que la fallecida presentaba "heridas en las dos extremidades superiores", lo que demuestra que "intentó defenderse" de su agresor. En sus conclusiones finales, el fiscal concluyó que, del "conjunto del material probatorio, se desprende de forma clara que Svetlana Orlova fue sometida a una serie de maltratos físicos y psíquicos" por parte del acusado, con el que vivió "un constante suplicio".
CGS