Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La niña de 14 años sigue en la UCI y la de 15, pasa a planta

Una niña de 14 años, ingresada en el Hospital Clínico de Valencia tras una reacción adversa a la vacuna contra el virus del papiloma humano, sigue "estable" en la UCI, mientras que otra, de 15 años, salió a última hora de ayer de esta unidad y fue trasladada a planta al presentar una evolución favorable.
Así lo han asegurado hoy a EFE fuentes de la Conselleria de Sanidad, que han indicado que la niña que sigue en la UCI no ha sufrido nuevos "capítulos de crisis" convulsivas.
La joven de 14 años fue ingresada el pasado 4 de febrero y la otra dos días después, ambas a las pocas horas de recibir la vacuna contra el virus del Papiloma Humano, causante del cáncer de cérvix, al sufrir convulsiones y pérdida de conciencia.
Desde entonces han entrado y salido de la UCI del Hospital Clínico en varias ocasiones al sufrir crisis convulsivas.
Por otra parte, el portavoz de las familias de las niñas, Vicente Herrera, ha señalado a EFE que los padres de las menores se reunieron ayer con el director general de Salud Pública, Manuel Escolano, quien les transmitió la disponibilidad de la administración "para lo que fuera necesario respecto al tratamiento de las niñas".
"Nunca hemos puesto en duda la actuación del personal sanitario, con el que estamos muy contentos, ni la disponibilidad de la administración", ha señalado Herrera.
Las familias de las niñas también mantuvieron ayer una reunión con un abogado, quien recopilará toda la información sobre el tema para determinar "a quien se puede pedir responsabilidades, si alguien las tiene".
"Nuestro único interés está en todo aquello que pueda mejorar el pronóstico de esta lamentable situación", ha asegurado el portavoz de las familias.
Según Vicente Herrera, "si algo tenemos que reprochar es que esto es lo suficientemente grave como para poner en marcha un dispositivo, pero no el veintitantos de febrero sino en cuanto se conocieron los casos, porque hablamos de la vidas de dos niñas".