Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La apariencia de los medicamentos influye en el cumplimiento terapéutico antihipertensivo

La bioapariencia del medicamento puede ser un factor que influye en la mejora de la adherencia al tratamiento antihipertensivo, según ha mostrado un estudio realizado por las expertas de la Universidad Miguel Hernández de Elche (Alicante), Elsa López Pintor y Blanca Lumbreras Lacarra, que han contado con la colaboración de Sandoz.
En el trabajo han participado más de 600 pacientes en tratamiento antihipertensivo, atendidos en 40 oficinas de Farmacia Comunitaria de la provincia de Alicante, y más de 50 farmacéuticos investigadores. La novedad del estudio se centra en la inclusión de pacientes que acuden regularmente a recoger la medicación en su oficina de farmacia, pacientes que en otros estudios son considerados adherentes.
Y es que, en estos pacientes, la prevalencia de adherencia al tratamiento antihipertensivo es del 68 por ciento, lo que implica que más del 30 por ciento de los pacientes que retiran la medicación de la farmacia son no adherentes, es decir, no cumplen con el tratamiento. Además, el 13,7 por ciento de estos enfermos no presenta los niveles de presión arterial controlados.
AUMENTO DE LOS NIVELES DE PRESIÓN ARTERIAL
En este sentido, según ha desvelado el trabajo, los pacientes que han tenido algún cambio en la medicación durante los tres meses anteriores, tienen una peor adherencia a su medicación que aquellos que no han tenido cambio. Además, si este cambio es a una molécula con distinta apariencia, los pacientes tienen más probabilidades de no cumplir el tratamiento y de tener mayores niveles de presión arterial.
"Los pacientes a los que se les ha sustituido la medicación por una molécula bioaparente, donde por tanto, tan solo ha cambiado la caja, son significativamente más adherentes que aquellos pacientes que han tenido un cambio en la apariencia del comprimido, es decir, en la forma, tamaño y/o color del mismo", ha enfatizado la doctora Lumbreras.
Estas declaraciones han sido corroboradas por López, quien ha destacado la necesidad de que la bioapariencia sea un factor valorable a la hora de sustituir los medicamentos en la farmacia y ha subrayado la importancia de que los farmacéuticos informen sobre los cambios en la apariencia de los comprimidos para, así, favorecer la adherencia al tratamiento.
"Ha sido muy gratificante colaborar en la elaboración de este estudio, creemos que la importante labor que juega el farmacéutico comunitario en la investigación clínica se ha puesto de manifiesto con este estudio", ha zanjado el medical affairs head de Sandoz, Francisco Rebollo.