Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La aromaterapia se cuela en las discotecas para mitigar "el olor a humanidad" de las salas tras la ley antitabaco

Varias discotecas madrileñas están empezando a instalar en sus locales sistemas de aromaterapia para mitigar "el olor a humanidad" que registrar tras la aprobación de prohibición de fumar en su interior, según ha explicado este domingo a Europa Press Juan Botín, el portavoz de A de Aroma, la empresa especializada en este servicio.
Hasta la entrada en vigor de la Ley Antitabaco el pasado 2 de enero, el humo de los cigarrillos camuflaba el olor a sudor, perfumes, cañerías o bebida derramada. Pero desde que el humo ha salido a la calle, tanto los propietarios de las salas como los clientes han notado que sus salas no huelen tan bien como pensaban cuando se llenan de gente.
Además, en los locales de ocio nocturno se nota más el mal olor que en bares o restaurantes, ya que en los segundos los contrarrestan otros aromas culinarios.
Por todo ello, los propietarios de discotecas medianas o grandes desde hace meses han comenzado a contratar un sistema de aromaterapia, puesto que los tradicionales ambientadores, velas perfumadas o incienso no llegan hasta todos los rincones.
Botín, ha explicado que el objetivo de su compañía no es la ambientación de los locales, sino "ofrecer una experiencia sensorial a sus clientes". "Los dueños de los locales llegaron a nosotros para que hiciéramos lo mismo que ya habíamos logrado con las tiendas de moda. Ahora el reto era crear aromas para la diversión, ya que no es lo mismo la emoción de la gente que va de compras que la que va a bailar a una discoteca. Y es que todo el mundo quiere que en sus salas estén más tiempo y consuman más y, sobre todo, que estén a gusto", ha afirmado.
En este caso, para el portavoz de A de Aroma, "no se trataba sólo de luchar contra olor a la humanidad, sino que había que crear algo muy especial y no dar lugar a la imaginación al cliente". "Lo que hacemos es poner aromas de tendencia para que predomine en todo el local. De ese modo conseguimos que la experiencia conseguida no sea peor que antes de tabaco, sino mucho mejor", ha apuntado.
A de Aroma trabaja con un sistema de difusión seca procedente de las 'perform's house' de París. Es una aroma puro sin diluir para difundir el nuevo ambiente por todo el recinto. "El aroma pesa menos que el aire, por lo que flota por todas las partes y además rebota y es percibido por todo el mundo con toda claridad", ha agregado Botín.
En ese sentido, ha explicado que el objetivo final es conseguir "una experiencia en tres dimensiones: la vista queda cubierta con las luces y el local; el oído con la música y ahora el olfato con el sistema de aromaterapia, que está unido a la emoción para que evoque momentos agradables".
De momento, unas quince discotecas y locales de copa ya han probado o tienen instalado este sistema de aromaterapia en un proyecto que, según Botín, acaba de empezar, y ya se está instalando en otras zonas de fiesta como Ibiza o Canarias.
Liberata, Fortuny, Larios Café, Shangay, Mañana no salgo o Déjate Besar ya han implantado este sistema sensorial, mientras que otras discotecas como Moma y Pachá y lo están probando. "Liberata huele a tendencia, modernidad y juventud; Shangay tiene un aroma cítrico, fresco y de nueva tendencia; mientras que Fortuny huele a té blanco y el olor es más neutro", ha revelado.
De todas formas, A de Aroma ofrece tanto la posibilidad de que las salas cuenten con una fragancia en exclusiva --como ya tienen algunas tiendas de ropa-- o incluir varios tipos de fragancias a lo largo de la noche para que el cliente "no se acostumbre a un olor determinado", ha concluido Botín.