Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Lahore anima a los cristianos a no perder la esperanza tras el atentado

El arzobispo de Lahore (Pakistán) ha animado a los cristianos del país a no perder la esperanza y a "reincorporarse" al igual que Jesucristo cuando portaba la cruz, tras el atentado ocurrido el pasado domingo en el parque Gulshan Iqbal, en la capital de la provincia paquistaní de Punjab.
"A mis creyentes les he animado a no perder la esperanza porque, aunque afrontemos un periodo de grandes dificultades, debemos aprender a reincorporarnos, al igual que Cristo supo reincorporarse mientras portaba la cruz. Y así debemos ser capaces de avanzar pese al peso de la cruz, porque Dios siempre estará con nosotros", ha indicado en declaraciones a la fundación pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (AIN).
El prelado ha hablado con AIN tras su regreso del hospital, donde ha visitado a algunos de los más de 300 heridos y a las familias de las 72 víctimas mortales del atentado, entre las que se encuentran también 30 niños.
Monseñor Shah ha explicado que, para la comunidad cristiana paquistaní, es habitual en los días de fiesta como la Pascua o la Navidad salir a dar un paseo por el parque tras la Misa y la comida, una costumbre que estaban siguiendo las familias que sufrieron el atentado.
En cualquier caso, reconoce que después del atentado perpetrado el año pasado contra dos iglesias cristianas del barrio de Youhanabad, temían que pudiera repetirse la desgracia. Por ello, según apunta, el Gobierno había tomado "todas las medidas de seguridad necesarias para proteger las iglesias, pero nadie había pensado en el parque".
TAMBIÉN VÍCTIMAS MUSULMANAS
El arzobispo considera plausible que la comunidad cristiana fuese el objetivo del terrorista suicida, pero recuerda que entre las víctimas mortales y los heridos también había muchos musulmanes. El prelado también ha ofrecido consuelo a estos últimos.
"He visitado cada lecho y a cada víctima independientemente de su fe. Ha sido realmente difícil, porque he visto a muchos niños de apenas 4 ó 5 años, cristianos y musulmanes, heridos o asesinados en este terrible atentado", ha expresado.
Por su parte, el director de la Comisión Justicia y Paz de la Conferencia Episcopal Paquistaní, Peter Jacob, ha asegurado a AIN que los terroristas intentaron causar el mayor número de víctimas posible y golpear en particular a la comunidad cristiana.
Jacob subraya el "creciente empeño" por parte del Ejército y el Gobierno paquistaníes en hacer frente al terrorismo y no excluye que la elección del parque Gulshan Iqbal, cercano a la casa de la familia del primer ministro Nawaz Sharif, pueda ser un mensaje a este último. "Esta es su ciudad y también su hermano, Shahbaz Sharif, vive aquí, por lo que no podemos excluir la posibilidad de que los terroristas hayan querido, de alguna forma, enviar un aviso a las autoridades", apunta.
Asimismo, señala que el atentado también podría guardar relación con las fuertes tensiones surgidas a raíz de la reciente ejecución de Mumtaz Qadri, que en 2011 asesinó al gobernador de Punjab Salmaan Taseer, importante opositor de la ley antiblasfemia. Para muchos, Qadri era un héroe porque había asesinado a un blasfemo y tras su muerte surgieron en todo el país numerosas protestas. "No podemos excluir una relación entre ambos hechos, pues entre los manifestantes y los terroristas existe un cierto nexo ideológico", ha afirmado Jacob.
Ayuda a la Iglesia Necesitada apoyó a la Iglesia católica de Pakistán en diversos proyectos pastorales con un total de 460.000 euros en el año 2014.