Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Pamplona dice en Javier que "es urgente volver a Dios, con corazón humilde y arrepentido"

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, ha afirmado que "es urgente volver a Dios, con corazón humilde y arrepentido, para reconocer que él es el único que puede salvarnos y sanarnos de tantas enfermedades espirituales y humanas".
Así lo ha señalado monseñor Pérez durante la misa que ha oficiado este sábado en la segunda Javierada de 2016, que ha dado comienzo a las 17.00 horas ante los peregrinos que han caminado este año hasta el Castillo de Javier. "Este año con nuestra presencia proclamamos que somos y queremos ser 'peregrinos de la misericordia', secundando la intención especial del santo Padre, Francisco, al convocar el jubileo de la misericordia", ha destacado.
Francisco Pérez ha alertado de "pecados estructurales, muy presentes en nuestra sociedad como son descartar la vida de un ser humano que está a punto de nacer, la aprobación de leyes que contradicen a la naturaleza y a los mandamientos de Dios, las corrupciones en sus más variadas formas y matices que tienen como origen el haber perdido el sentido moral del respeto a uno mismo y a los demás, y la anarquía en las costumbres que anulan lo más humano que está en lo más íntimo del corazón de la persona".
Citando al Papa Pio XII, Francisco Pérez ha declarado que "quizás el mayor pecado de la sociedad de hoy consista en el hecho de que los hombres han comenzado a perder el sentido del pecado" y ha asegurado que "vivir en gracia es la mayor libertad".
"Estamos aquí no precisamente para justificar nuestra peregrinación como un acto religioso que gratifica nuestros sentimientos", ha dicho. "Hemos venido a ser perdonados, a escuchar del Señor por labios del confesor las mismas palabras de la pecadora: 'Yo tampoco te condeno. ¡Te perdono en el nombre de Dios! Vete y no peques más'. De este modo aprendemos a ser misericordiosos como el Padre, porque habremos experimentado la misericordia y estaremos dispuestos a manifestarla a los demás", ha remarcado el arzobispo de Pamplona haciendo referencia al relato de la mujer adúltera de la Biblia. "Si os acercáis con humildad, como hijos de Dios, al sacramento del perdón, os aseguro que saldréis de aquí como verdaderos peregrinos de la misericordia", ha añadido.
Francisco Pérez ha recordado también las palabras del Papa Francisco con respecto al relato de la mujer adultera en la que aseguraba que "Dios siempre tiene paciencia, paciencia con nosotros, nos comprende, no se cansa de perdonarnos si sabemos volver a Él con el corazón contrito". "Él jamás se cansa de perdonar, pero nosotros, a veces, nos cansamos de pedir perdón. No nos cansemos nunca. Él es padre amoroso que siempre perdona, que tiene ese corazón misericordioso con todos nosotros", ha continuado.
Finalmente, monseñor Pérez ha instado a escuchar "la llamada del Señor". "Es preciso que muchos jóvenes os decidáis a seguir a Jesucristo, con una entrega generosa en el sacerdocio o en la vida religiosa o en el matrimonio cristianamente vivido", ha concluido.