Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El arzobispo de Toledo pide que no se deje pasar la ocasión "de acercarse al Señor y recibir su perdón"

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, ha pedido que no se deje pasar la ocasión de acercarse "al señor y recibir su perdón". "No estéis preocupados solo por lo exterior de esta semana", ha manifestado.
"Confesemos nuestras culpas y abracemos al Cristo muerto y resucitado que nos da nuevas razones para vivir como el vivió", ha dicho durante la homilía celebrada en la Catedral Primada con motivo de la misa del Domingo de Ramos, que inaugura la Semana Santa.
En este sentido, el Arzobispo de Toledo ha dicho que es ahí "donde radica nuestra alegría y nuestra felicidad al vivir la renovación pascual". "¿Quieres entrar en esta dinámica y participar en este misterio de salvación o serás otra vez mero espectador?, ha preguntado.
AUTORIDADES CIVILES
La presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal, el delegado del Gobierno, Jesús Labrador, el presidente de las Cortes, Vicente Tirado, el presidente de la Diputación, Arturo García-Tizón, y el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, han participado en esta celebración del Domingo de Ramos en la Catedral Primada.
La ceremonia ha comenzado en la Puerta del Reloj con la bendición del arzobispo de Toledo Braulio Rodríguez y la interpretación de los Seises de la Catedral. Posteriormente se ha desarrollado la procesión, que ha discurrido por la calle Chapinería, Hombre de Palo, Arco de Palacio, plaza del Ayuntamiento y Cardenal Cisneros para regresar de nuevo al Templo Primado.
El Ayuntamiento de Toledo ha informado en nota de prensa de que, finalmente, el arzobispo ha oficiado en la catedral la Solemne Misa Pontifical, a la que han asistido numerosos fieles toledanos, además de las principales autoridades civiles, militares y religiosas de la ciudad, de la provincia y de la comunidad autónoma.