Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El asalto al chalé de los Ferri, a los tribunales

Los hechos sucedieron en 2006, en plena polémica por el auge de las bandas organizadas. Una de ellas entró en casa de Francisco Ramírez, empresario casado con Beatriz Ferri, hija del fundador de la conocida firma Ferry's. Él les hizo frente y mató a dos de ellos. Cuatro años después, se enfrenta a una condena por homicidio. Asegura que tiene la conciencia tranquila, ya que lo único que hizo fue defenderse.
El juicio, que se celebrará en la Sección Segunda, comenzará con la declaración de los procesados, entre los que se encuentra el propio Ramírez, y se desarrollará, según se ha previsto, a lo largo de siete sesiones.
El Fiscal considera al empresario autor de dos delitos de homicidio pero estima que actuó en legítima defensa, por lo que pide que no sea condenado. Para los asaltantes, el Ministerio Público solicita penas de hasta 20 años de prisión por los delitos de robo con violencia e intimidación, lesiones, depósito de armas de guerra, tenencia ilícita de armas y falsificación en documento oficial.
Su noche más amarga
El suceso tuvo lugar sobre las 20:15 horas del 4 de enero de 2006, cuando una banda de atracadores saltó el muro del inmueble, accedió a la caseta donde viven su cuidador y un hijo de éste y, tras amordazarles, se apoderaron de la llave de acceso al chalé.
Una vez dentro de él, redujeron a Francisco Ramírez y a su esposa, les amordazaron en el salón y registraron la casa, tras lo cual el hombre accedió a subir con dos de los delincuentes al dormitorio de la planta superior donde, al parecer, estaban las joyas y el dinero.
Allí, el propietario cogió una pistola para la que tenía licencia y disparó a sus dos acompañantes, uno de los cuales falleció prácticamente en el acto y el otro, tras agredirle en el abdomen con un arma blanca, pudo huir de la habitación aunque murió, desangrado, en el patio trasero del inmueble.
JNP