Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al menos 839 mujeres han sido asesinadas en España desde que hay estadísticas de crímenes de violencia de género

Al menos 839 mujeres han sido asesinadas en España por los hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación de pareja desde el año 2003, cuando comenzaron a recogerse estadísticas oficiales al respecto, según los datos que maneja la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género.
En total, 13 mujeres han sido asesinadas en lo que va de año, casi el doble que en el mismo periodo de 2015, que se saldó al final con 60 víctimas mortales de la violencia de género rompiendo la tendencia de los dos años anteriores, cuando se contaron 54 víctimas.
Las cifras difieren con los recogidos por las dos otras instituciones que en España procesan estadísticas de asesinatos machistas, el Observatorio de Violencia Doméstica y Violencia de Género adscrito al Consejo General del Poder Judicial y la Fiscalía de sala especializada en esta materia.
Esta última es la que arroja un balance mayor, con 19 mujeres asesinadas por otros tantos hombres en ocho años que no aparecen en los datos del Gobierno, y un total de 13 que escapan a los balances del Poder Judicial. Las tres instituciones sólo han coincidido una vez en casi una década en el balance que ofrecían.
Si se atiende a las cifras de la Fiscalía, entre 2007 y 2014 fueron asesinadas 516 mujeres a manos de los hombres con los que mantenían o habían mantenido una relación de pareja, que es el ámbito al que se restringen en España los delitos considerados de violencia de género. Mientras, Delegación del Gobierno ha contado en el mismo periodo 497 crímenes y el Consejo General del Poder Judicial, excluyendo 2014, tiene 445 casos en sus estadísticas.
La forma de trabajo de las tres instituciones es dispar. Mientras la Delegación del Gobierno trata de actualizar sobre la marcha los datos bebiendo de las fuentes policiales y las distintas delegaciones y subdelegaciones de cada territorio, la Fiscalía y el CGPJ publican sus informes con uno o dos años de cadencia, fijándose tanto en la acusación en el proceso como en el órgano judicial que lo tramita y en la sentencia que resuelve.
Según las fuentes consultadas por Europa Press, esto podría explicar parte de las divergencias, ya que casos que se instruyen como muerte accidental pueden acabar revelándose durante el proceso como un feminicidios, como advertía la memoria de la propia Fiscal en 2007 sobre dos casos en Madrid y Teruel donde se habían iniciado "las primeras actuaciones como si de suicidio se tratara" cuando las dos mujeres habían sido arrojadas por la ventana por sendos maltratadores.
Sin embargo, el recién reformado portal estadístico de la Delegación del Gobierno, donde se pueden consultar y cruzar con distintas variables los datos históricos de víctimas mortales, sigue recogiendo los balances que se dieron año tras año sobre la marcha, que están por debajo de los que contrastaron a posteriori la Fiscalía y/o el CGPJ. Estas cifras son la guía del Ejecutivo para legislar en materia de violencia de género y su depuración y armonización, un objetivo de la Estrategia Estatal.
En concreto, dice que en 2009 fueron 56 feminicidios, cuando Fiscalía señala 59. De 2011, el portal del Gobierno recoge 51 crímenes, mientras la Fiscal, que había anotado 65, elevó la cifra a 68 al confirmarse tres nuevos casos un año después, es decir, 17 asesinatos más. Sólo en 2012 las tres instituciones coincidieron en el mismo balance mortal, cifrando en 52 las mujeres asesinadas en España. En 2014 el Ejecutivo dice que hubo 54, cuatro menos que los fiscales.
Preguntados por la no incorporación de estos casos, en Delegación del Gobierno contestan a Europa Press que "la Fiscalía, como institución independiente, sigue criterios jurídico penales propios a la hora de definir y confirmar a una víctima como de violencia de género".
"CONTROL DIRECTO DE TODAS LAS FALLECIDAS" EN FISCALÍA
En total, el balance de la Fiscal entre 2007 y 2014 cuenta 19 mujeres asesinadas que no están en los datos del Gobierno. "No sé muy bien decir cual es la causa del baile de cifras. La Fiscalía de Sala lleva el control directo de todas las fallecidas por Violencia de Género, además de los casos más graves o de mayor transcendencia social y aquí recibimos y analizamos los atestados y decidimos, de acuerdo con el Fiscal Delegado del lugar, si estamos ante una muerte por violencia de género o no", explican a Europa Press en este departamento.
Las mismas fuentes inciden en que su criterio a la hora de decidir si un caso es o no feminicidio "normalmente está avalado por la asunción de la competencia para investigar los hechos por parte del Juzgado de Violencia sobre la Mujer", una "línea de discriminación" que se sigue en Fiscalía "desde hace años" porque "es la única manera de poder hacer valoraciones y análisis comparativos".
DIVERGENCIAS TAMBIÉN CON EL OBSERVATORIO
Sus datos no coinciden con los del Gobierno ni con los del Observatorio del CGPJ, que arroja 13 homicidios menos que los fiscales en el periodo 2007-2013 (2014 aún no se ha publicado) y 2 más que el Ejecutivo. En la Delegación del Gobierno aseguran que están "en contacto" con esta institución para "compartir información que ayude a confirmar un caso o mantenerlo en investigación".
La presidenta del Observatorio, Ángeles Carmona, incide en que su trabajo es exhaustivo pues "se realiza un informe sobre los fallecimientos, otro detallado de los casos en que existía denuncia previa y además, otro informe sobre las sentencias" que es, según afirma, "donde realmente se puede ver la correlación".
En declaraciones a Europa Press, explica la disparidad con Fiscalía porque en ocasiones, los casos están en un juzgado de instrucción ordinario que aún no se ha inhibido en favor de uno de violencia de género y pasan así desapercibidos en la estadística del Observatorio, pero no para el fiscal que está a cargo y que conoce los detalles.
Refiere otras posibles explicaciones, como los casos que "dan un vuelco" o aquellos en que se dilata la resolución porque "queden pendientes diligencias instructoras de prueba sin las que no se pueda determinar de forma contundente que el hecho lo es de violencia de género".
"NO HAY FIABILIDAD ABSOLUTA A PRIORI"
"Los datos más fiables son los de Fiscalía y los nuestros porque los sacamos un año después y vemos por lo menos, qué juzgado está instruyendo el procedimiento", añade Carmona, para incidir en que "fiabilidad total y absoluta no se puede dar a priori sino con el transcurso del tiempo, cuando se ha visto cómo ha terminado el procedimiento".
En este sentido, afirma que desconoce la metodología estadística que sigue Delegación del Gobierno y la razón por la que estos casos después de esclarecidos no se incorporan, aunque asegura que se realiza "un esfuerzo de coordinación" con ellos que en ocasiones, les ha llevado a corregir sus balances de homicidios machistas.